ANTONIO MUÑOZ MOLINA: EL JINETE POLACO – Por I.D.M.

El autor. Nació en Úbeda. Tiene cincuenta y ocho años. Está casado con la escritora Elvira Lindo. Es novelista y ensayista, y escribe periódicamente en el diario El País.

Captura de pantalla 2016-01-12 a las 7.46.42

A los treinta años publicó su primera novela, Beatus Ille, por la que obtuvo el premio Ícaro. Otros galardones obtenidos por este autor son el Nacional de Narrativa en 1.998 y 1.992, el de la Crítica, en 1.998, el Planeta de 1.991, Euskadi de Plata, Femina Etranger en Francia, Crisol, Mariano de Cavia y González Ruano. Es miembro de la Real Academia desde 1.995.

Tempo (ritmo). Nuestros gustos, en cuanto al modo en que los escritores manejan el tiempo en sus historias, cambian, evolucionan. De mayor, me deleito ahora en la lentitud de la narración más que en la velocidad de los acontecimientos, y prefiero el lento relato de la memoria, pensamientos, deseos, emociones y frustraciones de los personajes, su ir y venir en el tiempo, que la sucesión de los hechos. De esta manera, me identifico y disfruto con el lenguaje pausado, donde se hace esperar al lector para la continuidad de la trama y se le tiene en cuenta para que imagine o espere lo que pueda suceder. Esto exige del autor un buen manejo del idioma; de otro modo las repeticiones y pausas aburrirían. Me divierten las comparaciones y elucubraciones, lo que fueron o pudieron haber sido los detalles de las historias , los actos y reacciones de los personajes, las que son o quizás sean, lo que serán o tal vez lleguen a ser.

Esta manera de hacer literatura me hace disfrutar, y en ella Antonio Muñoz Molina y otro escritor al que me referiré, son consumados maestros.

El Libro. Los protagonistas se encuentran por azar, si el azar existe. Él tiene treinta y cinco años, ella algunos menos. Viven un enamoramiento apasionado y su avidez por conocerse les conduce por el recorrido de sus vidas, sus orígenes y sus ancestros. Descubren que provienen del mismo pueblo y que sus historias se han tocado, al tiempo que sus vidas les llevaron por caminos distintos hasta su encuentro actual.

Con un manejo magistral del tiempo el autor nos cuenta en forma de saga, las historias de las familias de los protagonistas y de otros personajes claves, en los tiempos y lugares donde éstas ocurren, sus propias historias, con intensas imágenes de sus emociones y pensamientos, del desarrollo de sus singulares y a veces atormentadas personalidades.

El autor nos hace contemplar, sentir y vivir las vidas de estos personajes y las imágenes que evolucionan en un pueblo o pequeña ciudad, Mágina, que podría asimilarse a la Úbeda natal del autor, a través de los años, desde la época de la Segunda República y durante la vida de los protagonistas, hasta el año de la narración, creo que es 1.991.

Los protagonistas manifiestan el deseo de recuperar, a través de las historias que recuerdan y mutuamente se cuentan, sus años de vida transcurridos, los de sus familiares y conocidos, para revivirlas con la nueva perspectiva de su madurez, como una catarsis para conocerse y aceptarse a si mismos y encontrar un sentido a sus vidas.

El Jinete Polaco es un cuadro de un pintor ilustre, y una reproducción del mismo es sujeto en el transcurso de una de las historias, y da nombre al libro.

Captura de pantalla 2016-01-12 a las 7.46.51

Es posible que haya elementos autobiográficos en este libro, que refuerza si cabe su vitalidad, de la mano del talento enorme de su autor.

He leído mucho a lo largo de mi vida y sigo siendo un modesto lector aficionado. Mal asunto no haber leído a Muñoz Molina antes de entrar a la cárcel, salvo sus excelentes artículos en El País. La experiencia de la cárcel me deja, entre otras cosas positivas, el haber conocido algunos libros de este autor: El Jinete Polaco, Plenilunio, Sefarat, Carlota Feinberg y Los misterios de Madrid.

Actualmente hay muchos y muy buenos escritores españoles en activo. Por supuesto, cada uno tiene sus gustos y preferencias. Me permito recomendar a quienes no les conozcan, la lectura de los libros de Antonio Muñoz Molina, Javier Marías, Manuel Vicent, Carlos Ruiz Zafón, Luis Landero, Elvira Lindo. Finalizo con un adelanto de mi próxima crítica literaria, de Javier Marías, mi autor preferido, que por cierto su nombre suena intensamente como serio candidato al Nobel de literatura, recomendaría: Todas las Almas, Corazón tan blanco, Mañana en la batalla piensa en mí, Negra espalda del tiempo, la trilogía Tu rostro mañana (fiebre y lanza, Baile y sueño y Veneno y sombra y adiós), Los enamoramientos, y el que acaba de publicar Así empieza lo malo.

I.D.M.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: