¿Erradicaciones milagrosas? – por Mª Nieves

Seguro que como yo habéis notado que en las últimas semanas, en las noticias e informativos, ya no se habla sobre esa grave epidemia: el Ébola, ni de cómo afecta a la población mundial. Busco por todos los canales y nada aparece, como si la epidemia se hubiera esfumado, desaparecido. Lo mismo ocurre cuando llega a mis manos algún periódico reciente.

Quisiera echar las campanas al vuelo de alegría, felicitar a mis congéneres por su labor, cuando llegue el momento de proclamar que se ha conseguido erradicar esta enfermedad que azota con tanta crueldad a los más marginados y los más pobres de los países más abandonados. Quisiera sentirme aliviada, tranquilizada, por vivir en una época de tan grandes avances, tanto en medicina como en tecnología, gracias a las cuales nos podemos sentir protegidos de casi la mayoría de enfermedades.

Pero sigo haciendo zapping con mi mando de la TV y en los canales internacionales compruebo que de erradicación o control de la enfermedad hay poco, o nada, y que donde nos hemos librado de ella, por ahora, ha sido en nuestro país, que la curación de la última persona afectada ha ocurrido y con ello en España la epidemia ha sido controlada, y es como si hubiese dejado de existir.

Pero ¿qué pasa en el resto del mundo? Lo que ocurre para mi decepción y desánimo es que, al no afectarnos directamente a nosotros, las muertes por Ébola y el sufrimiento de tanta gente dejan de ser noticia para nuestros medios de comunicación. Pareciera que los que aún siguen sufriéndola no fueran personas, o no fueran igual de importantes, y no merecieran aparecer en los reportajes de actualidad con la misma fuerza e intensidad como la que se empleó cuando eran los españoles los afectados.

Quiero creer que esto es sólo una cuestión de prioridad y actualidad periodística, y que aunque los medios ya no le presten esa misma atención a la tragedia de la epidemia que afecta a algunos países de África como: Liberia, Sierra Leona y otros, donde los muertos superan las ocho mil personas. Nosotros los ciudadanos de a pie, los gobiernos, y todos aquellos que formamos las sociedades, en especial los que detentan el poder, seguimos allí, haciendo todo lo humanamente posible para que esta enfermedad pronto sea vencida en todo el mundo. Aprovecho esta tribuna para enviar mis felicitaciones, mi apoyo, y mi más sincero gracias a todas aquellas asociaciones, Organizaciones no Gubernamentales, como Médicos sin Fronteras y particulares que con su esfuerzo, labor y altruismo, consiguen día a día, paliar, ayudar y luchar contra la epidemia, dando esperanza y consuelo en los países afectados.

Me considero una persona optimista y como tal, recibo ilusionada la noticia de una nueva vacuna que se administrará próximamente. Por ello quiero pensar que aún hay esperanzas para el ser humano, y que poco a poco llegaremos a conseguir librarnos de esos males que nos afectan a la gran mayoría: el egoísmo o egocentrismo, que nos hacen tan insensibles e indiferentes a las desgracias ajenas.

Deseo desde el fondo de mi corazón que algún día comprendamos que todos estamos interconectados, y que lo que les ocurre a los otros, tarde o temprano, nos afectará a nosotros de alguna manera.

Mª. Nieves

Captura de pantalla 2015-12-14 a las 10.26.47

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: