Menuda sorpresa – Por Alejandro Martín Pérez

Captura de pantalla 2015-03-05 a las 7.28.52

Mucho se ha hablado sobre el tema, casi siempre en clave de humor. Para la mayoría de nosotros que no dominamos la ciencia de la genética y somos profanos en biología, cuando oímos la noticia de algo así, lo primero que nos viene a la mente es ¡Vaya par de astas que le han puesto a ese señor! O ¡parecía tonta la mosquita muerta!

Les hablo de un fenómeno que da pie para muchas bromas y comentarios.

Imagínense este ejemplo: Una pareja, los dos de piel blanca, pelo rubio, ojos claros, que conciben un bebé, hasta ahí todo normal. Pero cuando llega el alumbramiento la mujer da a luz a un bebé de tez morena, pelo rizado, en una palabra: ” negrito”, como los ángeles de Machín, “Menuda sorpresa”, sobre todo para el papá de la criatura.

Pues bien este fenómeno es posible, y puede ocurrir sin tratarse de una infidelidad ni cuernos de por medio. Se llama Telegonía, así lo bautizo el biólogo Alemán August Weismann (1834-1914). Es la posibilidad de que los hijos puedan parecerse a una pareja anterior de la madre y no a su verdadero progenitor.

Weismann lo explicaba en base a que los espermatozoides que alcanzaban el ovario después de la unión sexual, pudieran impregnar a otros óvulos aún inmaduros. La Telegonía ya había sido una hipótesis propuesta por Aristóteles, pero fue desterrada posteriormente. Un trabajo reciente de científicos Australianos ha probado que esta forma de herencia puede darse en moscas; y también lo apoya el genetista chino Yongsheng Liu, él sugiere que durante el coito, millones de espermatozoides con A.D.N. se depositan en el cuerpo de la mujer, y los que no se usan en la fecundación son absorbidos por su organismo. Si este A.D.N. extraño se llega a incorporar a las células somáticas y óvulos la prole podría mostrar esa influencia en su constitución física.

Ahora con los avances de la ciencia se nos plantean un sinfín de dudas en éste y en muchos otros temas, por lo que será muy complicado tener la seguridad de si es Telegonía o infidelidad. Pero…, no seamos “mal pensados” y démosle un voto de confianza a la buena señora, pues quizás este ocurriendo este fenómeno, o ¿quién sabe? ¿Tal vez deberíamos preguntarle al papá?, en cualquier caso es bueno saberlo ¿no creen? Por si las moscas. ¡Ahí queda eso!

(Pero a mí ésto me huele a cuernos)

Alejandro Martín Pérez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: