Capa de Ozono – Por Isabel Márquez

Captura de pantalla 2015-02-16 a las 19.06.36

¿Qué es el Medio Ambiente? ¿Es una realidad científica, un tema de agitación un motivo de terror, una diversión o una especulación? Todo a la vez. Como es natural partiremos de su sentido original, que es un término de ecología.

El Medio Ambiente es el conjunto de las bases y equilibrios de aquellas fuerzas que rigen la vida de un grupo biológico con la misma simbiosis y participando en la combinación de dichos equilibrios. Todo está comprendido en las Ciencias de la Naturaleza y particularmente en la biología. Al mismo tiempo un medio y un sistema de relaciones. La existencia y conservación de una especie dependen de los equilibrios entre procesos destructores y procesos regeneradores de su medio.

El Medio Ambiente de los grupos o sociedades humanas es tan solo uno de los casos de la ecología, aunque particularmente complejo a causa de las numerosas acciones voluntarias o involuntarias del hombre. Dicho término es usado también para calificar la zona existente entre el espacio edificado y el medio natural, pero cuando en la noción de medio se hace intervenir el factor humano se genera una confusión entre Medio Ambiente y civilización. Para arrastrar a las masas a la cruzada, hay que atemorizarlas. Y el motivo se presta a ello ¿Cuál es el mayor peligro? ¿La proliferación de los medios y de los vectores cancerígenos, la progresiva irradiación del mar por la acumulación de los desperdicios radiactivos, la infección bacteriana de ríos y aguas costeras, las amenazas de los conflictos armados, el espectro del paro forzoso, los conflictos raciales o, más simplemente, la elevación del coste de la vida? Reconocemos a sus verdaderos defensores en aquellos que saben elegir lo esencial.

Captura de pantalla 2015-02-16 a las 19.07.08

Y actuaremos contra los más graves atentados a la seguridad del medio ambiente. Los paladines inventarán medios de lucha contra las agresiones al medio, dando resultado a una agravación de las cargas sociales y una elevación de los costes en algunos productos, y seguramente el crecimiento y enriquecimiento de empresas de nueva creación dedicadas a su seguridad.

Así el medio ambiente se convierte en un mercado y en una mercancía. Su saneamiento y embellecimiento serán motivo de la creación de nuevos productos y origen de nuevas ganancias.

El medio ambiente se ha convertido en una forma de amenaza vergonzosa de las civilizaciones industriales y técnicas. Esta amenaza vergonzosa, denunciada por las más altas autoridades, extiende sus síntomas y sus amenazas por todo el planeta.

De esta manera ira formándose el informe, acumulándose expedientes con nombres inquietantes: complejos patógenos, endemias, poluciones, contaminación, fracking, pérdida o erosión de la capa de ozono, extinción de especies indispensables, agotamiento de los recursos.

Debemos trasladar esta imagen a la propia especia humana, ya que por sus obras el hombre va minando inconscientemente, pero de manera temible, su propio habita, su propio clima, con peligro de hacer un daño irreversible y la autodestrucción.

Pero eso es lo que caracteriza al ser humano, su capacidad para comprender los mecanismos, que ponen en peligro su conservación. La toma de conciencia de la fragilidad del medio ambiente, tiene lugar casi siempre a continuación de catástrofes que revelan la sensibilidad de elementos que considerábamos inmutables y eternos, fenómenos inesperados, cataclismos naturales o accidentes a empresas humanas que han provocado impresionantes destrucciones.

El propio Estado es victima de contradicciones, viéndose obligado a realizar experimentos y promover el uso de productos dudosos en sus industrias de guerra y poner en práctica contramedidas que eviten una catástrofe que ponga en peligro la vida de la nación y de toda la humanidad. Por tanto no es de sorprender que las organizaciones internacionales hayan tomado la responsabilidad de la cruzada, debido al aumento de los fenómenos, peligros y de la impotencia de los Estados más fuertes para poder resolverlos.

A pesar de las advertencias repetidas que nos lanzan los especialistas, se siguen franqueando los umbrales críticos. El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, tres, cuatro… las que hagan falta.

Isabel Márquez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: