Un futuro incierto – Por Rafael Pérez Ortega

Captura de pantalla 2015-02-04 a las 12.32.29

Hace unos días escuché a un compañero en la Enfermería decir que, a pesar de que ya les correspondían, él no solicitaba a la Junta de Tratamiento que le concedieran los permisos necesarios para la obtención del tercer grado. Admitía que no quería salir de prisión. Pensé que bromeaba, pero cuando fijé mi mirada en él, noté la ausencia de humor en su rostro. Preguntado por la razón de esta afirmación, contó sus razones. Dijo que llevaba siete años en prisión, había cumplido los 59 años de vida y que consideraba que a su edad ya no tenía sentido buscar la libertad.

Razonó que el mundo que veía en las noticias le aterraba. Que en su época las únicas noticias que causaban alarma eran las provocadas por las armas de la naturaleza: las inundaciones, las sequías, las lluvias torrenciales y los terremotos, llegando a puntualizar que había sido testigo del terremoto de Albolote el 19 de abril de 1956, el cual había sucedido alrededor de las siete y media de la tarde. Ahora, cada vez que encendía la tele se encontraba con una colección aterradora de noticias y de cadáveres: cuerpos degollados por salvajes terroristas, cuerpos enterrados bajo los escombros de los ataques producidos por drones usados en guerras asépticas donde la muerte llega ahora del cielo en países como Afganistán, Siria, Irak, Libia, México, Somalia o Palestina; noticias de muerte por pandemias y epidemias como el Ébola que están convirtiendo a países enteros en grandes prisiones. Todo eso le aterraba, pero lo que más le preocupaba era la ausencia de futuro.

¿Qué iba a hacer si salía de permiso? ¿Ser una boca más que alimentar por unos días en una casa donde todos estaban en el paro y en la que después de siete años de ausencia se sentiría como un extraño? ¿De qué serviría conseguir el tercer grado si a su edad y con sus antecedentes nadie se atrevería a darle un empleo?

Esas eran las razones por las que despreciaba los permisos. Prefería permanecer en prisión, donde no molestaba a nadie, donde el gobierno se encargaba de su manutención y de su salud.

Le pregunté si eso significaba que estaba resignado a morir en prisión. No me contestó, pero su silencio dio la impresión de una diáfana afirmación.

Le dije que estoy de acuerdo que el mundo que vemos es un océano de desperfectos, un borrador de catástrofes, eso lo tenemos claro, pero que no debemos olvidar que todos formamos parte de él y que por acción o por omisión, con la palabra o con el silencio, con nuestro trabajo o con nuestro desdén, todos contribuimos a que sea lo que es, pero que nos abrazamos a él alimentando sueños y deseos.

Cada uno es artífice de una porción de nuestro futuro y del mundo en el que vivimos. Cuando perdemos la ilusión, cuando perdemos nuestro deseo de luchar y de aportar algo, contribuimos a que esas noticias sean cada vez más tristes y aterradoras.

Rafael Pérez Ortega

Anuncios

2 comentarios sobre “Un futuro incierto – Por Rafael Pérez Ortega

Agrega el tuyo

  1. El debate de la nación se ha producido entre dos lideres políticos que viven en dos mundos distintos. Rajoy habita en la Arcadia feliz, donde las cifras macro económicas le fascinan y Pedro Sánchez habita en un campamento de refugiados.
    Mientras el español se debate, en “si pago la luz el colegio de los niños NO puedo pagarlo
    Si lleno la despensa no puedo pagar la luz, no puedo pagar la hipoteca. Ya tengo en casa la carta del banco donde me anuncia que tengo dos recibos sin pagar de esta hipoteca y me pueden ECHAR . Y ese es el debate, el verdadero DEBATE de la Nación, y que versa entre la pobreza y la supervivencia a salto de mata, los salarios mínimos, y ese que está por debajo del mínimo interprofesional.
    Ese es el autentico debate, esa es la autentica Nación a la que ellos se asoman solo cuando hay elecciones y estamos en un año multielectoral.
    Y a eso dice el Observatorio Europeo sobre la Pobreza que “hay trece millones de españoles al borde de la pobreza y once millones de españoles que ya están por debajo del umbral de la pobreza. Y Rajoy y ellos hablan de esos macro números económicos que yo NI sé, NI entiendo, que yo no tengo ni idea y a mí este señor y su querido señor de Guindos me pueden vender las cifras macro que quieran. Yo lo que sé es que este año pasado ha terminado con 800.000 mil españoles más en las chabolas de la pobreza. Tenemos una casta de pobres que con un eufemismo total, estúpido eufemismo al que todos se agarran pretendiendo entender y no queriendo comprender la injusticia social eterna que hemos tratado y tratamos de definir. Esa pobreza que no puede pagar la luz y que se alumbra con candiles. Solo son 1.400.000 los que si tuvieran nevera o calefacción, no podrían comer, no podrían cenar . Y este es el verdadero debate y esta es la verdadera Nación que tenemos . Y no lo digo yo, que también lo digo, lo dicen los observatorios europeos que se dedican a estos estudios.
    1/03/15 Carlos F Morante, para La Voz del Mako

  2. LA POLITICA

    La política (del latín politicus y ésta del griego antiguo πολιτικός ‘civil, relativo al ordenamiento de la ciudad o los asuntos del ciudadano’) es una rama de la moral que se ocupa de la actividad, en virtud de la cual una sociedad libre, compuesta por mujeres y hombres libres, resuelve los problemas que le plantea su convivencia colectiva. Es un que hacer ordenado al bien común. Ciencia que se encarga del estudio del poder público o del Estado. Algunos autores presentan al uso legítimo de la fuerza como la característica principal de la política. Siguiendo con esta definición la política es el ejercicio del poder que busca un fin trascendente. Ésta promueve la participación ciudadana ya que posee la capacidad de distribuir y ejecutar el poder según sea necesario .
    Definiciones clásicas apuntan a definir política como el “ejercicio del poder” en relación a un conflicto de intereses. Son famosas las definiciones fatalistas de Carl Schmitt de la política como juego o dialéctica amigo-enemigo, que tiene en la guerra su máxima expresión, o de Maurice Duverger, como lucha o combate de individuos y grupos para conquistar el poder que los vencedores usarían en su provecho. También está Max Weber, que define la política estrictamente en función del poder.ara promover el bien común.
    Gramsci concebía la ciencia de la política tanto en su contenido concreto como en su formación lógica, como un organismo en desarrollo. Al comparar a Maquiavelo con Bodin afirma que éste crea la ciencia política en Francia en un terreno mucho más avanzado y complejo que Maquiavelo y que a Bodin no le interesa el momento de la fuerza, sino el del consenso. En la misma página Gramsci opina que el primer elemento, el pilar de la política, “es el que existen realmente gobernados y gobernantes, dirigentes y dirigidos. Toda la ciencia y el arte político se basa en este hecho primordial, irreductible (en ciertas condiciones generales)

    Ahora bien cuando los llamados políticos, esos, que se encuentran inmersos, sumergidos, y abstraídos en sistemas que creados por ellos realizan lo que últimamente se ve, y que ellos llaman “politica” donde a mayor abundamiento, llevan treinta y seis (36) años en el ejercicio de ese Poder…Esa rama de la moral que como hemos dicho anteriormente, “se ocupa o debería de resolver los problemas que le plantea su pueblo soberano”, y sin el cual no existirían…Lo mismo que la mayoría de los periodistas al caso. esos que también viven de la confección de las amargas criticas, o del elogio conveniente para poder subsistir. Esos impresentables que les “bailan el agua”, o se la derraman según convenga a sus intereses y a quienes tampoco les pidió nada ese sufrido “pueblo soberano”, que siendo el propietario Universal de la Nacion, del Estado, de la Patria y de la Tierra, les paga además, toda una vida, generalmente de lujos, por realizar tan funestos servicios a este “JEFE”, que contempla absorto como todos estos integrantes de la facilidad de palabra, vapulean la dignidad ciudadana, sin admitir la minina censura . Pues al Gran Mudo, que es El Pueblo, ya lo exterminaron de pronunciarse acusándole de utilizar medios y métodos, nada “democráticos”. Obligándoles a aceptar lo que ellos llaman pomposamente política y que es en realidad una

    CLEPTOCRACIA

    Cleptocracia (del griego clepto, ‘robo’; y cracia, ‘fuerza’ = dominio de los ladrones) es el establecimiento y desarrollo del poder basado en el robo de capital, institucionalizando la corrupción y sus derivados como el nepotismo, el clientelismo político, el peculado, de forma que estas acciones delictivas quedan impunes, debido a que todos los sectores del poder están corruptos, desde la justicia, funcionarios de la ley y todo el sistema político y económico.
    Es un término de reciente acuñación, y se suele usar despectivamente para decir que un gobierno es corrupto y ladrón.

    CARACTERISTICAS

    En una cleptocracia los mecanismos del gobierno de un estado se dedican casi enteramente a gravar los recursos y a la población del país (por medio del impuesto, no retribuibles a ellos; desvíos de fondos, etc), los dirigentes del sistema, amasan grandes fortunas personales, en especial el presidente o el mayor cargo de jefe de estado, junto a los más allegados como los ministros y asesores personales. En la cleptocracia el dinero es lavado o se desvía a cuentas bancarias secretas, por lo general en paraísos fiscales, como encubrimiento del robo.
    La cleptocracia se da generalmente en dictaduras, plutocracias, oclocracias o en una cierta forma de gobiernos autocráticos, puesto que en la democracia verdadera se hace más difícil encubrirla. Han existido casos de gobiernos en apariencia democráticos que han sido considerados cleptócratas. Como es la actual situación, y que estando en un año multielectoral los ciudadanos no saben NI a quién VOTAR, pues la corrupción, sobrepasa las ideas políticas o lo poco que quedan de ellas . Así nos encontramos con personas que habiendo votado siempre al Centro-Derecha, se estan planteando VOTAR , a una agrupacion comunista, apoyada y financiada, por regímenes terroristas, y narcotraficantes como son algunos del cono sur Hispano Americano. Lo cual es…
    Las economías de los regímenes cleptocráticas tienden a decaer constantemente, pues la corrupción sistemática engendrada por el gobierno significa que la economía está subordinada a los intereses de los cleptócratas.
    Además las economías basadas en la extracción de materias primas (ejemplo, los minerales y el petróleo) pueden ser particularmente propensas a ser cleptócratas.
    Históricamente, el ambiente sociopolítico asociado al sistema colonial -la dominación de países colonizados, en donde sus economías son muy vulnerables al depender por un número pequeño de materias primas- ha sido particularmente proclive a la creación de unas cleptocracias, siendo África y América Latina, las regiones más propensas. Nadie podía pensar que esto lo veríamos en esta tierra de María Santísima, de San Isidro el Labrador o de La Moreneta…
    Algunos analistas utilizan el término ‘cleptocracia’ para desacreditar los procesos políticos que permiten que las grandes corporaciones sean influyentes en la política. Ralph Nader llamó a Estados Unidos una cleptocracia, en ese sentido de la palabra, durante la campaña presidencial del año 2000 de aquel país. De todas formas un término más exacto para esta influencia sobre un estado es la plutocracia.
    Y como por motivos obvios no me atrevo a referirme a los “locales”, o Nacionales, pues por mucho menos ya sabéis lo que tuve que pasar… Amén de lo que me ROBARON. , aquí os dejo un ejemplo de algunos corruptos, pero quiero que sepáis que lo que me pide el cuerpo es otra cosa, asunto este más conocido que el “ratón de Susanita”, que digo yo…. Disculpe Ud. doña Susana, que no me refiero a ese “ratón”. Que según nos dice Ud., ahora, va la “vencida”, y que nos dejará esta Autonomía, Como la Real Academia de la Lengua, esa que UD no conoce y que LIMPIA, BRILLA y da ESPLENDOR pero sin llevarse ni un EURO. Mire Ud. que cosas OIGA…

    Ranking de Transparencia Internacional

    Según un índice realizado retrospectivamente desde 2004 por Transparencia Internacional, los grandes líderes cleptócratas internacionales eran los siguientes:1
     Expresidente indonesio Suharto ($ 15.000 millones – $ 35.000 millones entre 1967 y 1998)
     Expresidente filipino Ferdinand Marcos ($ 5.000 millones – $10.000 millones entre 1972 y 1986)
     Expresidente zaireño Mobutu Sese Seko ($ 5.000 millones entre 1965 y 1997)
     Expresidente nigeriano Sani Abacha ($ 2.000 millones – $ 5.000 millones entre 1993 y 1998)
     Expresidente yugoslavo Slobodan Milošević ($ 1.000 millones entre 1989 y 2000)
     Expresidente haitiano Jean-Claude Duvalier ($ 300 millones – $ 800 millones entre 1971 y 1986)
     Expresidente peruano Alberto Fujimori ($ 600 millones entre 1990 y 2000)
     Exprimer ministro ucraniano Pavlo Lazarenko ($ 114 millones – $ 200 millones entre 1996 y 1997)
     Expresidente nicaragüense Arnoldo Alemán ($ 100 millones entre 1997 y 2002)
     Expresidente filipino Joseph Estrada ($ 78 millones – $ 80 millones entre 1998 y 2001)
    Es de hacer notar que la ideología o supuesta ideología, tiene poco que ver para ser cleptócrata, así se puede mencionar a socialdemócratas como Milosevic, o capitalistas como Suharto, ambos calificados como cleptócratas.
    Y esto nuestro amigos mios , es una PLUTOCRACIA, un NEPOTISMO, un POPULISMO una OCLOCRACIA y el mal sueño de una noche de verano
    Carlos F Morante

    En Málaga a 09/03/15

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: