Higiene del sueño – Por Óscar Principiam

Captura de pantalla 2014-11-15 a las 20.40.29

Un segundo, por favor. Una pizca de atención. Solo unas concisas instrucciones. Luego volvemos a hablar.

Primero-. Tumbaos, sentaos, poneos cómodos en la cama o el suelo de nuestro chabolo, así, como lo hago yo.

2-. Aseguraos, otra vez, de que seguimos aquí, tan nosotros, que seguimos respirando. De eso se trata.

3-. Extended vuestros brazos hacia arriba, los dedos también mirando al cielo/techo, y ahora posad mano izquierda en pecho derecho y derecha en abdomen/ombliguillo.

4-. Cerrad los ojos y dejad pasar unos segundos.

5-. Ahora, inspirad profunda y lentamente por la nariz, solo por ella, (imaginaos como lo haría una enorme tortuga galápago) vuestro pecho se ha vuelto redondo, sois una galápago, cómo iba a estar sino? tan inflado, que ahora tenéis que vaciarlo, espirando por la boca, solo por ella, de igual modo, lenta y profundamente hasta que vuestras costillas se alcen orgullosas.

6-. Repetid el ciclo con parsimonia, bailando suavemente la respiración, inspira-espira.

7-. Agarraos ahora, que llega la curva. Ya somos una gran tortuga, muy bien, y bailamos, mejor. Ahora necesitáis vaciar vuestra cabecita de todo lo de siempre y de ahora y os vayáis adentrando, sin prisa, sin pausa, en una playa(o en vuestro sitio más preferido y pacífico). Ponedle sus palmeras, su arena y espuma exquisitas, y sentid las pequeñas cosas que necesariamente os hagan llamarla paradisíaca. Componed vuestra única y propia imagen del paraíso.

8-. Bailad vuestra respiración al son de vuestras olas. Disfrutad de este paraíso en el que podéis estar solos o con ese hijo o amigo o quienquiera que vuestro sea.

9-. Disfrutad de este momento todo lo que podáis.

10-. Aseguraos de que solo, simple y profundamente vuestra alma, pensamiento, energía, se encuentran en ese lugar. Convertirlo en vuestro bucólico hogar.

Último-. Aguardad ahí, aguardad, aguardad y regocijaos, qué fácil sería aguardar así, en esto que ya dejó de ser cama o suelo hasta volver a oler el verdadero mar.

Este es el mensaje sin botella, el instrumento de evasión que nos proporcionaron dos jóvenes psicólogas, para olvidarnos por un momento de estos muros y recuperar un poco de paz.

Encuadrado dentro de este Taller de Higiene del Sueño, esta herramienta servirá para simplemente relajarnos, y asi ayudarnos a conciliar nuestro sueño, si le restáis los pasos del 7 al 10. El Taller, dividido en tres sesiones, preparadas y pasadas a papel por nuestras visitadoras, nos informó acerca de la naturaleza del ciclo vigilia-sueño, haciéndonos ver la diferencia entre el sueño ligero, profundo y la fase REM, la más profunda y reparadora de todas. Luego vino el insomnio, nuestro común problema de preso. Nos hablaron y escucharon acerca de los problemas que causan a este y sobre que consecuencias acarrea la falta de sueño en un coloquio activo, dinámico y lleno de curiosidad mutua entre ellas y nosotros.

Y de pronto, surgió una pequeña riña en torno al problema de la empatía. Nos costaba pensar, a los internos, en su capacidad, de las externas, para ponerse en nuestra piel, para comprender vívidamente como pasa el tiempo entre hormigones, tiempo que solo nosotros, pensamos, hemos interiorizado deslizándose bajo nuestra piel sin apenas una caricia. Pero lo intentaron, las externas, de corazón, se notaba la sorpresa en sus miradas. Fue reconfortante. Muchas gracias.

Nos aconsejaron, para conciliar el sueño correctamente, alejarnos, en lo posible, de la siesta, de las excitantes cafeína y teína en la tarde noche, pues alejarán nuestra hora de dormir. Resulta curioso que comer por la noche o hacer ejercicio físico de noche activa el metabolismo y también nos dificultará el sueño.

Nosotros, yo al menos, intentaba cuadrar estos consejos con el hecho de permanecer 15 aburridas horas chapado, y la verdad me costó en su momento y no termino de captarlo. Pero prometo intentarlo, simplemente es por nuestro descanso. Una pequeña lucha en favor de nuestra salud.

Os cuento esto escuchando “Rat Race”, (Guerra de Ratas). La guerra que batallamos ahí fuera, tan injusta, tan de ratas, tan moderna, guerra que, en uno u otro aspecto, perdimos. Ahora intentamos rememorarla y encontrar como afianzaremos nuestras trincheras mañana, cuando salgamos, para esta tarea necesitamos dormir, nuestro descanso, por ello, muchas gracias. Nada más, simplemente escucho al liberador Bob Marley: “Don´t forget your history”.

Óscar Principiam

Módulo 7

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: