El sanatorio de la alfaguara el terror en estado puro – Por Juan J. Simón

Captura de pantalla 2014-11-11 a la(s) 12.24.56

Nos remontamos a la Granada de los años veinte del siglo pasado, concretamente al año 1923, fecha en la que la adinerada Sra. alemana Berta Wilhelmi Heimrich, consigue una licencia del ayuntamiento de la ciudad, y una concesión de terrenos públicos en la bella Sierra de la Alfaguara de Alfacar, para edificar un sanatorio en el que poder tratar a los muchos infectados por tuberculosis, evitando así que se contagiasen sus familiares. La labor fue aclamada y divulgada por toda la prensa de la época, y recibió donaciones de multitud de sociedades filantrópicas y de particulares como la reina Victoria Eugenia.

Médicos de gran prestigio como D. Alejandro Otero, impulsaron desde allí tratamientos pioneros para prevenir y tratar, la “Muerte Blanca“, un mal que no tenía cura efectiva, ni vacunas, en ese momento. Poco se podía hacer salvo darles una muerte digna. En 1925 se hizo en sus aledaños un preventorio para niños contagiados, que se inauguró con el nombre del fallecido hijo de Berta, Luís Dávila Heimrich, piloto militar de la base aérea de Armilla. Ese mismo año Berta reclutó a la misteriosa Sra. Elena Wickman.

El hospital contaba con 29 camas, pero en sus salones-solarium se habilitaron 22 más, para atender casos graves. Disponía de quirófano, salas de curas, duchas con agua caliente, capilla, comedores, crematorio, servicio postal, cementerio, y comodidades raras en su época. Todo funcionó hasta 1935, año que muere doña Berta, ahorcada, y según otras fuentes, de muerte natural. Pero antes de eso y ya desde 1934, tras sufrir el engaño fatal de su segundo marido (capataz de una fábrica de papel heredada por ella), todos sus allegados cuentan que perdió la razón, y que se rodeó de videntes, espiritistas, y gentes de dudosa condición, hasta aprender oscuras artes y morir maldiciendo a todos. Su antigua amiga Elena Wickman, se hizo cargo del hospital hasta 1936, año en que fue ocupado por las tropas nacionales, que lo usaron como acuartelamiento y hospital.

En 1939 doña Elena retomó aquel centro que reabrió para su uso tradicional y funcionó hasta 1955, fecha en que se cierra por falta de pacientes, dado que al aparecer la valiosa estreptomicina y otros fármacos revolucionarios, el número de contagiados disminuyó drásticamente y ya no era rentable mantener abiertas sus puertas

Antes, en 1952, la prensa local se hace eco de un asunto muy misterioso, que sigue sin esclarecerse, a pesar de lo mucho que se investigó. Los pacientes repetían que sombras fantasmales, ruidos sin explicación, un alarmante aumento del número de suicidios, y un ambiente poco amistoso, se adueñó de las instalaciones. Incluso desapareció un guardés, y un paciente, que se dio por fugado, pero estaba en condiciones de postración. En 1958, la orden jesuita lo alquila como residencia de verano y retiro espiritual hasta 1960, que se van por multitud de fenómenos “diabólicos” según sus palabras. Desde 1961 a 1974, pasa por varios arrendatarios, pero ninguno duró allí mucho tiempo, hasta que de 1975 a 1982, el ayuntamiento de Granada hizo una colonia de verano para campistas y scouts.

En 1983 se cierra definitivamente y actualmente se conservan apenas ruinas.

En 1986 un guarda forestal se suicidó en los cipreses que dan entrada al recinto, dejando una nota escueta: “Ya no soporto los gritos, ni la imagen de los que aquí murieron”. Desde 1993, se reportan gritos fantasmales, fotografías donde se cuelan seres inanimados, y experiencias de vehículos aparcados que aparecen en sentido opuesto al que se les dejó, además de numerosos fenómenos extraños y psicofonías. Se habla de los espíritus del sacerdote, de las alemanas, de niños, e incluso de la silueta de perros. Han desaparecido un montañero y dos senderistas en esa zona, los pinos han muerto por hongos y no se escuchan ni los pájaros. Sin duda es un lugar sin paz, todo un portal a lo desconocido.

Juan J. Simón García

M-13

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: