Un juez singular (Entrevista a D. Pedro Joya: Juez de vigilancia penitenciaria)

Captura de pantalla 2014-10-11 a la(s) 09.20.07

Un juez justo, por su singularidad, es un individuo sin muchos seguidores, aunque sea rechazado y ofendido, mueve las aguas del estanque que calla, desquebraja los diques del conformismo qué frena y perturba al poder que oprime. Sus decisiones llaman la atención, de hecho cualquier cosa que diga o haga, incluso una decisión solidaria, se convierte en un ejemplo, una semilla destinada a florecer y, en el ámbito de los jueces de vigilancia penitenciaria, un halito de esperanza para el condenado en prisión. Los que nos encontramos en prisión, vivimos llenos de dudas y nuestras ultimas esperanzas las ciframos en el Juez de Vigilancia Penitenciaria quien, curiosamente, a la par de ser un magistrado que tiene a su cargo la aplicación de las leyes que nos han traído aquí, por su función se convierte en nuestra ultima línea de defensa. Muchos somos conscientes de que nuestra norma fundamental proclama principios de difícil realización, derechos, y libertades cuya efectividad encuentran serias dificultades en la sociedad real de que partimos y en las instituciones en las que se encuadra, y es por esto que ha sido un honor y un placer poder entrevistar en nuestra revista a Don Pedro Joya, Juez de Vigilancia Penitenciaria de Granada. Entrevistar a un juez, no es tarea fácil, nos cuesta olvidar aunque sea por unos momentos, qué tenemos delante a la persona que probablemente tarde o temprano acudiremos con las quejas de grado, permisos, etc… Nos tranquilizo su jovialidad y humildad. Teníamos mil preguntas y lo atacamos:

P: ¿Como nace en usted la vocación para hacerse juez de vigilancia y por qué escogió usted ser juez de Vigilancia Penitenciaria?

R: La vocación jurídica me llega con 18 años, la vocación de estudiar Derecho de una manera un poco de rebote porque realmente mi verdadera pasión es la historia, pero por circunstancias familiares tuve que encaminarme en la carrera de Derecho. Me gustaba el Derecho Civil, el Penal, quería vivir el derecho en su plenitud y la única forma de hacerlo era a través de la carrera judicial o el ejercicio de la abogacía. Pero abrirse camino en el ejercicio de abogacía en la década de los 80 era difícil porque vivimos una crisis importante en aquellos años y escogí el camino de las oposiciones Primero me hice

Secretario Judicial y luego Juez en el año 2000. En cuanto a Vigilancia Penitenciaria 

llego hace 9 años de un juzgado civil y llego con mucha ilusión queriendo cambiar totalmente de actividad judicial. Fue un cambio radical por que este año harán 33 desde que hice las oposiciones.

P: ¿En que momento de su carrera se ha sentido totalmente satisfecho de su labor como juez?

R: Me he sentido satisfecho en todos los destinos que he tenido, pero guardo un especial recuerdo de mi etapa en Jaén, siendo Juez de Primera Instancia. Una etapa muy plena, muy rica y ahora también como Juez de Vigilancia Penitenciaria.

P: ¿Cree usted que beneficia o perjudica la constante presencia de los medios de comunicación en los juicios? ¿Influyen los medios en las decisiones judiciales?

R: No soy partidario de que la justicia este constantemente en los medios de comunicación y estoy absolutamente seguro de que los medios de comunicación no influyen en la postura individual de cada uno de nosotros adoptamos. Todos hemos tenido casos mediáticos, como Juez de Vigilancia Penitenciaria he también tenido algunos en los cuales he resuelto en contra incluso, en contra de la opinión mediática. Pero creo que la justicia debe ser mas serena y la presencia de los medios de comunicación, con ser necesaria, no debe ser atosigadora. Hay que llegar a un equilibrio en lo que es el derecho a la información a la sociedad, de lo que tiene derecho a ser informada en casos judiciales que consideran más importantes, pero no a lo que hemos llegado que es lo que estamos viendo en cualquier telediario y oímos en cualquier noticia. Creo que se debe informar de lo que realmente merece la pena y siempre con la objetividad que debe tener toda información periodística.

P: ¿Cree usted que la violencia de genero es mas bien un problema de cultura y educación, que un problema judicial?

R: Sí, además lo he dicho siempre, el tema de la violencia de genero no es de la sociedad española, es la sociedad mundial. No se si tienen conocimiento de una noticia aparecida en los medios de comunicación de hace 15 y 20 días, que señalaba en un reciente estudio que los países nórdicos son los países donde mas violencia de genero hay, o sea, que no es un problema nuestro, ni un problema meridional, ni un problema mediterráneo. Es un problema muy grave que afecta a la sociedad, y que hay que atajarlo desde todos los ámbitos, por supuesto el judicial es uno de ellos, importantísimo, por que hay que transmitir a la sociedad que no hay permisibilidad ninguna con la violencia de genero, lo que ahora esta tan de moda, “TOLERANCIA CERO’’, pero sobre todo también es un problema educacional. Recientemente hubo una reunión entre el Ministerio de Justicia y el Ministerio del Interior y han debatido la dualidad de educación, que el Ministerio de Educación debe desde la escuela empezar a formar realmente ese respeto mutuo entre los hombres y las mujeres. Con un respeto absolutamente mutuo y en un plano de absoluta igualdad desde todos los ámbitos educacionales se empezara a solucionar este problema de la violencia de género.

Captura de pantalla 2014-10-11 a la(s) 09.19.09

P: Hemos escuchado recientemente una propuesta para que sean tres jueces los que instruyan una causa. ¿En que cree usted que va a ayudar a un proceso judicial que esto suceda?

R: La noticia se refiere a determinados casos que afectan a la Audiencia Nacional. No podría pronunciarme por que desconozco el proyecto, solamente lo he oído en los medios de comunicación. Evidentemente la colegiación implica una mayor garantía pero es algo tan novedoso que la instrucción sea colegiada que no sabemos realmente como se va a enfocar.

P:- ¿Cree usted que se han endureciendo excesivamente las penas para violencia de genero?

R: No. La actuación judicial la marca la legislación, si la legislación se endurece, evidentemente la marca judicial es mas dura por que la legislación de ha endurecido. El juez evoluciona como evoluciona la sociedad, no piensa lo mismo el juez actual sobre la violencia de genero que lo que pensaba un juez hace cuarenta años, o uno de hace cinco y medio, donde además por ejemplo se justificaba un homicidio por cuestiones de honor, ¿pero porque? Por que la sociedad lo justificaba, entonces el juez pertenece a la sociedad, pertenecía a la sociedad hace cinco y medio, pertenecía a la sociedad de hace cincuenta años y pertenece a la sociedad de ahora. Ahora todos estamos mas concienciados en que es necesario terminar con un problema que ha aflorado, quizás ha estado oculto pero que ahora ha aflorado, y entonces toda la sociedad se ha concienciado de que tenemos ahí un problema y que hay que terminar con el.

P: ¿Quién y cómo se calculan los porcentajes de quebrantamiento de un permiso?

R: Eso es una formula que se maneja en la administración penitenciaria desde que existe el principio de individualización científica de variables que se toman en consideración. Estas variables son: primero si es nacional español o extranjero y dentro de si es extranjero si tiene arraigo en España o si no tiene arraigo en España. Por que claro, piense que efectivamente no es lo mismo un español que esta cumpliendo una condena de 3 años por delitos de la salud publica, por ejemplo, que tiene aquí a su madre, a su padre, que tiene aquí a sus hijos, que tiene aquí a su mujer. Esa persona va a cumplir su pena, tener su condicional reintegrarse a su familia. Ahora, si nos encontramos ante un extranjero, que ha venido directamente desde su país, con un delito contra la salud publica, con unos kilos de cocaína de heroína, y los tenemos condenado a 6 a 7 u a 8 años de prisión pero no tiene en España ninguna vinculación no tiene a nadie no tiene absolutamente nada, ¿el riesgo de quebrantamiento es mayor o no es mayor? No quiero decir con esto que uno no se vaya a fugar y otro sí; eso no lo vamos a saber nunca, pero por eso nos basamos en porcentajes de riesgo. Entonces eso se valora, también la reincidencia. No es lo mismo una persona que delinque por primera vez, lo que llamamos un primario, que a lo mejor a sido una equivocación en su vida, que una persona que esta condenada por 40, 50, 60 delitos, que los hay. El riesgo no es el mismo en una persona que hasta ahora a cometido un delito, a otra podemos decir con cierta seguridad, que ha hecho del delito su medio de vida. Luego el riesgo de que la pueda quebrantar, es más elevado. Entonces a toda esta serie de variables se le da una puntación, la drogadicción, con significación criminológica, la persona que comete el delito motivado por la adicción al consumo de sustancias toxicas. No es lo mismo, la persona que ya tiene su adicción superada en vías de superación a la que tiene un brote. Esto se valora de uno a tres, se van dando unas puntaciones, que luego con una formula matemática sale ese 50, 65, 40, 15, 30, que es simplemente una formula matemática que se hace con la conjunción de la valoración de todas esas variables.

P: Estamos ante una evolución con las nuevas tecnologías. ¿No cree usted que hay parámetros obsoletos que necesitan una revisión?

R: Si, por supuesto. Yo exprese en una reunión de Jueces de Vigilancia Penitenciaria que los parámetros de la tabla de variables deberían de revisarse y entre ellos, por ejemplo, debería de revisarse para tener una valoración más real con el tema de la extranjería. Cuando se hacen esas variables en extranjería sale mucho el riesgo de quebrantamiento, muchísimo, quizá es la que mas. Entonces quizá debería variarse o tenerse en cuenta, por que claro hay que modularlo con el arraigo 

en España. Quizá cuando estas variables se empezaron a usar en la administración penitenciaria, la población, penitenciaria extranjera es muy pequeña, teníamos muy poca inmigración, pero ahora, pues hay muchísima inmigración, entonces son ya numerosísimos los extranjeros, que aunque no tengan la residencia legal , o aunque no tengan permiso de trabajo, si podemos decir que tienen arraigo en España, porque esta su hermano por que esta su primo, por la reagrupación familiar, el hermano se ha traído a la madre, el no tiene permiso de residencia de trabajo pero realmente su intención, no es irse de España es quedarse aquí y conseguir ese permiso de residencia de trabajo, entonces por eso debieran estar sometidas a permanente revisión.

Yo he concedido permisos con un riesgo máximo de un 100% y he concedido ese permiso con ese máximo riesgo del 100%, por que me ha venido motivado únicamente con el tema de la extranjería y he considerado que el interno tenía un arraigo que me permita dar ese permiso.

P: ¿Qué le vino a la mente cuando se abolió la doctrina Parrot?

R: Yo es que creo que el tribunal de Estrasburgo lleva la razón, con la independencia que mi opinión merezca, una opinión personal muy intima. Considero que efectivamente, el tribunal la abolió por razones jurídicas muy profundas. Yo estoy más de acuerdo con la doctrina emanada del tribunal de Estrasburgo que con la que en su momento se aplicó, y por la cual se estableció que la redención de la pena por el trabajo debía aplicarse a cada una de las penas individualmente y no a la totalidad de la nueva pena surgida con motivo de la acumulación en estos casos concretos, no en los posteriores, en estos casos concretos sí, por que ya hubo una revisión de sentencia, y fue eso lo que se tuvo en cuenta para revisarla o no revisarla.

P: ¿Cómo se puede entender que no haya habido rehabilitación en casos como el del “violador del chándal” que ha pasado media vida en prisión?

R: Bueno ahí si yo tengo que decir que la administración tiene que entonar el “mea culpa´´, lo tiene que entonar la sociedad, lo tenemos que entonar todos, porque trabajamos con unos medios, con un elemento humano que hay veces que permite la rehabilitación hay veces que no la permite y hay veces que no es posible. Hay que ser realistas, hay personas digamos que se rehabilitan solas, que no les hace falta que la administración las rehabilite, ¿por qué?, porque lo llevan en si mismas, llevan en si mismos que han cometido un fallo en su vida, y que no lo van a volver a cometer. Ellas mismas se auto conciencian y ellas mismas salen del bache. Hay personas que la administración penitenciaria les ha ayudado mucho, porque ellos han pedido la ayuda, se le ha dado y han salido. Yo diría que hay cuatro grupos: los que se rehabilitan solos, los que se rehabilitan con ayuda de la administración, los que se podían haber rehabilitado y no se les ha prestado la ayuda y los que no se rehabilitan nunca lo que necesitaban.

P: Los internos nos han enviado algunas preguntas, una de ellas: ¿por qué en los motivos de denegación de permisos vienen las mismas respuestas?

R: No, las mismas no vienen, lo que sucede es que lo autos en los que se deniegan los permisos, tienen como toda resolución judicial una parte genérica. Entonces esa parte genérica habla del fundamento del permiso, de lo requisitos objetivos de los permisos, y 

las causas por las cuales el permiso puede ser denegado.

P: ¿Qué importancia tiene para usted el disfrute de los permisos de salida en el tratamiento de los internos?

R: Mucha, yo me encuentro por la calle con internos que están de permisos otros que ya están licenciados y me da mucha alegría verlos, les pregunto si han disfrutado, ¿cómo lo han pasado?, ¿si han estado en sus casas? ¿si lo han llevado bien?, me produce una pena grande, cuando uno quebranta el permiso por cosas tontas y que ha tirado por la borda todo lo ofrecido, por que ya saben que el permiso es una apuesta de todos.

P: Usted tiene conocimiento de que en los módulos de respeto se exige a los internos a cumplir unas normas estrictas, rigurosas y disciplinarias de convivencia, respeto, higiene, y participación obligatoria en talleres ocupacionales ¿Cómo valora usted a estos internos?

R: El modulo de respeto conceptualmente indica que ese interno no tiene problemas, eso no significa que no hay otro adjetivo por lo cual ese interno este especialmente destinado a ese modulo de respeto y no quiere decir que no pueda ir mas allá. Un interno que mantiene una conducta adecuada, que desempeña adecuadamente unos destinos, luego ese interno esta adornado para acceder a un permiso, tercer grado o a una libertad condicional. Tampoco desconoce el juez que muchas veces a un interno, por su especiales características, se le aloja en un modulo de respeto por que es donde mejor va a estar. Lo que no quiere decir que sea un perfil de un interno de modulo de respeto el que obtenga beneficios penitenciarios.

Y así finalizó la entrevista, satisfechos de haber obtenido respuestas a algunas de las tantas preguntas e inquietudes que nos preocupan y de las que ofrecemos un extracto.

Captura de pantalla 2014-10-11 a la(s) 09.20.34

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: