Las comunicaciones

Cartas, teléfono, por cristales, familiares e intimas. Estas son las maneras que tenemos, los internos, para contactar con los seres queridos, así que merece la pena dedicarles unas líneas para cada uno de ellos, en beneficio de los actuales y futuros presos en particular, tanto como por conocimiento de familiares y curiosos en general.

Correspondencia.- Aunque claramente en desuso por razones de conocimientos, de practica y comodidad, no tienen limitaciones en cuanto a cantidad, ni de entrada ni tampoco de salida. Todas las que se quiera, respetando únicamente los criterios de seguridad. Otra cosa es la rapidez o celeridad, aquí nunca hay que tener prisas para nada y una carta fácilmente puede tardar de diez a quince días en llegar, tanto para el de casa como para sus destinatarios.

Suelen recogerlas del buzón, colocado junto a su garita, sobre las nueve de la noche, el grupo de funcionarios saliente del turno de día, y claro está, la prioridad no es recoger el correo, es terminar la jornada y salir de este paraíso cuanto antes, por tanto, no esta garantizado que sea a diario. Sabiendo que tampoco se recogen los fines de semana, ni las fiestas de guardar, tampoco los puentes, acueductos y demás y, teniendo presente que esto es para extraerlas del buzón, no para que salgan al exterior. Aquí tenemos un paso intermedio que no domino, no se si vienen a recogerlas o alguien las lleva a correos pero, en cualquier caso, pónganle unos días más por aquello de la prioridad.

Días efectivos, por tanto y en teoría, son de lunes a viernes, una semana mínimo solo para salir, añádanle los días y efectividad del correo ordinario mas los días para su entrega. No falla, ronda las dos semanas y si llegara antes, les felicito, serian la excepción que confirma la regla. Ténganlo en cuenta si necesitan algún documento urgente porque aquí no existe, ni esa palabra ni Seur, por lo que mi consejo para los papeles importantes es que vengan dirigidos a la trabajadora social, que suele ser quien los necesita para podernos ayudar. Recuerden que los funcionarios tienen la obligación de abrir la correspondencia, en nuestra presencia, y si los ven, los documentos, suelen requisarlos así como posibles tarjetas de teléfono u otras cosas. La recomendación seria que los remitentes les envíen, junto con su carta, un sobre pre franqueado, que se compra en correos. Para poderles contestar. Todos los sobres y paquetes pasan por los scanner así que es absurdo intentar introducir cualquier otra cosa que no sean cartas y un sobre para responder. Se pueden comprar en el economato, tanto sobres como sellos, pero es mas eficaz como les propongo porque así tendrán mas euros para tabaco o similares. Aunque vivamos en el siglo XXI, esto es lo que hay.

Teléfono.- Las llamadas si tienen limitación, diez máximo a la semana y con tope de cinco minutos cada una. Da igual si las haces todas el mismo día, una detrás de otra, pero máximo, cincuenta minutos semanales. La telefonía, como en todas partes, es un negocio y, sin ser mal pensado se nota. Las llamadas a números fijos cuestan aproximadamente unos treinta céntimos y, si es a móviles sube hasta casi dos euros. Como el gasto mayor se realiza al descolgar el aparato, es curiosamente sospechoso y demasiado frecuente, que se corte la llamada. Vuelta a empezar pero contándote como llamada realizada y el mayor coste también realizado. La tecnología y sus caprichos son así.

Lo primero es recibir la factura de teléfono del titular, visibles tanto el nombre completo como el numero para poderlos autorizar. Una vez realizado esto, al descolgar, debemos marcar nuestro numero de preso, a continuación introducir la tarjeta de cinco euros, comprada en el economato y seguidamente marcamos el numero autorizado. Ya tenemos línea, crucemos los dedos para que: la red no esté colapsada, tampoco fuera de cobertura, ni salte el buzón de voz, esto también cuenta como llamada realizada. La sugerencia aquí, claro esta, llamar a números fijos para que la tarjeta cunda mas. Es preciso dedicarle tiempo para realizar una comunicación de cinco minutos. Calculen mínimo media hora porque tendrán primero que esperar la apertura de la puerta, por los funcionarios para salir, después la cola de personas para llamar y por ultimo otra vez la puerta, por los funcionarios para regresar. Paciencia, santa paciencia. Es evidente que nunca deben quedar con nadie a una hora fija, siempre aproximada. Un cálculo estimado y fácil, si llaman a números fijos, la tarjeta les dura toda la semana y si lo hacen a móviles necesitaran como mínimo dos tarjetas semanales, esto ya, ustedes mismos.

Por cristales.- Las solicitan normalmente los familiares: por teléfono, internet o personalmente. Máximo una por semana de cuarenta y cinco minutos de duración. Esta comunicación es como ir al circo pero desagradable y sin palomitas, un espectáculo dantesco. Son cabinas de teléfono más amplias, consecutivas, con cristal duro y agujeros, a la altura de la cintura, para hablar y escuchar, pero claro está, no estamos solos, todas las cabinas ocupadas por varias personas y cada vez se habla mas alto, para terminar gritando. Entre la absoluta frialdad de los cristales, no entenderse bien con nadie, elegir entre verle o hablarle (ambas cosas a la vez no es posible) y el dolor de riñones, se transforma esta visita en un rato de sufrimiento para todos, pero ya saben, lentejas.

Familiares.- Solicitadas por los internos o por sus familiares, una mensual de hora y media. Se realizan en una sala austera pero limpia, con mesas y sillas donde poder estar con tranquilidad e intimidad, pudiendo conversar serenamente, verse, abrazarse y tomar algún refresco si las cambiantes normas lo permiten. Este día también podemos sacar y recibir ropa y artículos autorizados, siendo todos depositados a la entrada de la visita y recogidos a la salida, previa revisión concienzuda de su contenido por parte de los funcionarios, además de lógico es su obligación.

Los visitantes también son revisados, más o menos, a la entrada y los internos, son de forma aleatoria, a la salida. Esta permitido pasar a la sala unos refrescos, algo de picar y el paquete de tabaco, siempre según las normas del momento y el celo profesional de los funcionarios en su aplicación. Todo pasa por los arcos de seguridad y scanner. Estas visitas son muy esperadas y añoradas por la mayoría, siempre se hacen cortas y es justo reconocer que los funcionarios, por lo general, son mas generosos con el reloj y agradables en el trato con los familiares, que deben estar, una hora antes de la cita con el DNI o libro de familia o lamentablemente no podrán pasar.

Intimas o Vis a Vis.- Se solicita como las anteriores y son también una mensual de hora y media de duración. Si estas saliendo de permiso, cada dos meses, ya no tienes derecho a esta intimidad. La sala es un dormitorio austero y limpio, que no pulcro ni agradable a la vista, con cama de matrimonio, sabanas limpias para la ocasión y como su nombre indica, solo con la pareja. Es fría, muy fría esta habitación, pero no hablo solo de la temperatura. La alegría y ganas del contacto corporal son grandes pero es preciso diferenciar entre apetito sexual y ganas de hacer el amor. Lo primero se puede satisfacer, como los animales, pero hacer el amor y contrarreloj, son términos incompatibles, es otra historia, aquí en prisión y donde ustedes quieran. En cualquier caso, el contacto humano y carnal es necesario e importante para todos aunque para unos más que para otros. Tabaco, refrescos y golosinas como en el apartado anterior y los preservativos y lubricante, invita la casa.

Todas las comunicaciones deben estar autorizadas mediante impreso, con nombres, apellidos y DNI o libro de familia que tienen que presentar a la entrada y recoger a la salida, igual que los internos con el documento identificativo de la prisión, el NIF. Los cacheos, revisiones, arcos de seguridad y scanner, siempre funcionan igual, siendo los funcionarios quienes marcan la diferencia. En todas las comunicaciones y, salvo excepciones, suelen ser muy correctos y atentos con los visitantes así como generosos con los tiempos, estirando el reloj. Si se cumplen las normas, no vas de listo y tratas al personal con educación, nunca o casi, tendrás problemas, siendo también tú, tratado con corrección al igual que el resto de la familia. Existen algunas diferencias entre módulos y también comunicaciones especiales pero con estas notas me parece suficiente para ilustrar el tema. Lo importante de verdad es salir cuanto antes y no volver jamás, para no tener que comunicar con nadie. Mucho mejor estar y disfrutar con la familia de la libertad y, no hacerles a ellos cumplir condena. Mientras tanto, Paciencia Infinita y Amplias Tragaderas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: