La guadaña

Desde nuestros teóricos orígenes y primeros padres, Adán y Eva, ya podríamos explicarnos el porqué la mortalidad del hombre es mayor que de la mujer, puesto que al contar, el primero, con una costilla menos, es condenado doblemente: a morir primero por turno y hacerlo también primero por debilidad ya que el Creador, en esta ocasión, no parece que fuera caballeroso, o quizás si.

¿Por qué la mujer vive más tiempo que el hombre?, debate peliagudo, peligroso e incluso despiadado, si se formula estando ellas presentes. Algunos machotes suelen argumentar que ellas viven más porque: trabajan menos, porque fuman y beben menos, porque se cuidan mas y, otros más osados, dicen que porque generalmente no conviven entre ellas y esto, claro esta, prolonga la vida. Siendo en general casi todo verdad, o no, las féminas es muy cierto que cada vez trabajan más en casa (siempre ha sido así) y fuera de ella, fuman y beben tanto o más que los hombres y conviven tanto con hombres como con mujeres, incluso solas o mal acompañadas.

Mucho cachondeo machista y mucho malmeter, contrarrestado por las facciones más feministas (todas) con sus bromas y nada de meter, hasta purgar las bromas. Pero la realidad es que ellas sencillamente y por genética, son más fuertes. ¿Sera por el hecho de renovar su sangre cada mes?, ¿Será por tener el don de engendrar la vida? o ¿Será porque Dios las creo con mucho arte y artesanía, partiendo de la famosa costilla del hombre? Sea como sea y, guste más o menos, ellas son no solo más fuertes por genética sino que además suelen ser también más inteligentes, más sensatas, más ágiles, solidarias … Son más que nosotros en todo, también en la picardía, la estrategia y mala uva o baba o leche. Siempre hablando desde la generalidad, bueno las no catalanas incluso las vascas también.

Si tienen dudas, pueden apoyarse en la sabiduría popular y su reconocimiento hacia ellas “detrás de un gran hombre siempre encontraras una gran mujer”, en mi caso es rigurosamente cierto, no porque yo sea grande sino porque ella si que lo es. (No lo reconozcas y veras donde y con quien duermes).

Me hace dudar el hecho de que Dios, siendo un caballero, que para todo lo bueno primero las Evas y para lo menos bueno primero los Adanes, en esta ocasión, para la aniquilación, pasamos nosotros primero ¿Será porque lo que nos espera, no es tan bueno como nos anuncian? Tampoco lo se. Por otro lado los que se van, generalmente no vuelven, ¿Será porque allí se esta mejor que aquí?, los pocos que se dejan ver en: sueños, sensaciones, visiones u otros medios y métodos parapsicológicos, tampoco se quejan de su situación, ni siquiera hablan de ello, sus temas de dialogo o casi monólogos son otros. No se, no se…

La realidad, los datos estadísticos dicen que el índice, la media de mortalidad de la mujer, siempre ha estado históricamente y lo esta, cinco o seis años por encima del hombre. Incluso en la actualidad que ellas trabajan, beben y fuman más, a la vez que paren menos hijos, tampoco nos acercamos, no las pillamos de ninguna forma. Continuamos generando más viudas que viudos.

La duda sobre si Dios es caballeroso o no, quedara aplazada, como tantas otras incógnitas para el día tan ansiado del Gran Juicio, que por razones de alarma social, será de Audiencia pública, sin jurado popular y radio televisado a todos los confines de la Galaxia.

La encapuchada con guadaña ¿Por qué es femenina y tan fea? Se darán cuenta de que femenina, en esta ocasión es malo y fea también, hablando de adjetivos. Pero a la hora de la verdad, cuando se la puede ver sin capa, cuando no esta togada, resulta ser un tío con toda la barba, no entiendo nada y no es coherente. Femenina por definición ya es algo bueno y fea hablando de ellas, no existe, solo es menos agraciada pero mucho mas simpática ¡¡Que Dilema!!

Cesación de la vida, término, la parada final, siempre han generado, generan y probablemente generaran muchas dudas, preguntas y adivinanzas que no se pueden responder de forma objetiva o reglada, caben tantas opiniones o más que con el fútbol. Apreciaciones, creencias y opiniones son todas subjetivas. Una realidad objetiva es que un cuerpo que tenía vida, deja de tenerla y para que no huela se destruye de una manera u otra, esto respecto a la parte corporal, la carnal, la que se corrompe. Pero mayoritariamente gustamos de creer que estamos conformados por carne, materia y por energía, alma o espíritu. ¿Qué ocurre con esta parte de nosotros, hombres y mujeres? También tenemos un buen surtido de opiniones.

Algunos dicen que, al igual que el resto de animales, cuando mueren no hay nada mas, pasando a ser alimento y abono para otros seres, dentro del ciclo de la vida del Rey León, punto y final. Otros opinan que el alma se queda criogenizada, en modo pausa, hasta el Retorno del Creador, se produzca cuando se produzca. Unos que purgamos los pecados en esta vida, que vivimos en el purgatorio y pasaremos posteriormente al cielo o infierno, según el comportamiento y calentamiento global. Otros unos, gustamos de creer en la reencarnación, es decir, que después de un periodo de descanso, meditación y reflexión en algún balneario intergaláctico, en el limbo y como espectadores, decidimos volver pero sin memoria, porque sino no tendría gracia, para repetir situaciones, encuentros y tener la posibilidad de enmendar errores cometidos, quitarnos de las listas del Rai pagando las deudas adquiridas con anterioridad, dejando una Cirve limpia como la patena, para ayudar a los prójimos y purificarnos, en resumen, conseguir ser buena gente con todos y con uno mismo para no tener que regresar mas y engrosar finalmente en la Burbuja Divina de Pura Energía Universal. Estas reencarnaciones, según las tendencias, pueden ser en persona, animal o cosa, según el perfil que cada uno tenga que pulir y mejorar, hasta lograr la excelencia, pureza y eternidad, llamemos, divina.

Todo muere, no hay excepciones, también las lenguas y como todos podemos ver se transforman, reaparecen y se conforman otras. Lo mismo sucede con los imperios, por muy grandiosos y poderosos que sean. Todo y todos tenemos fecha de caducidad estadísticamente calculada.

Esta teoría, como ya he mencionado, es la elegida por mí, la que satisface a mis entendederas pero la verdad es que le detecto algunas lagunas que no alcanzo a entender. Si venimos con la sana intención de mejorar, la meta, el objetivo esta muy claro: enmendar, pagar, purgar, reparar… los errores cometidos. ¿Por qué cada vez estamos peor? ¿Por qué cada vez cometemos más fallos? ¿Por qué cada vez los seres humanos estamos más satánicos? ¿Por qué perdemos los valores con tanta facilidad?

Mientras despejo estas incógnitas y algunas mas en esta vida y sus respectivas reencarnaciones, pido con todo respeto y a todos los dioses, que cuando venga la guadaña a mi casa, la mujer y los niños, que no pasen primero. Yo tampoco quiero ser caballeroso en esto, que pasen por favor después de mí.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: