Noche tras noche

Noche tras noche, en la soledad de mi celda sueño con mi libertad tan deseada. Todas las lágrimas derramadas arrasaron mi alma en este mar de dolor y llanto ¡cuanta injusticia veo día tras días!.

Me aferro a mis sueños de aquellos tiempos pasados tan felices de aquella mujer fuerte y valiente que fui, de todo lo que con mi esfuerzo y tesón conseguí, intrépida, luchadora, justa y soñadora que llegué a fundar una empresa alcanzando el éxito, me decían que vivía obsesionada con el trabajo. Después de unos años cometí la torpeza delegar en otra persona, un error del que me arrepentiría todos los días de mi vida. Estos recuerdos me atormentan ¿Cómo pudo sucederme algo así?

Excesiva confianza por mi parte, algo que ahora comprendí, estos años a pesar de todo no han cambiado mi interior, al menos eso dicen mis amigos de toda la vida, mi familia, aquellos que me quieren y me apoyan en estos momentos tan difíciles de mi vida.

De mi vida pasada podría escribir un libro. Ha sido tan intensa, tan llena de todo, me ha hecho mas sabia, y aun en los momentos de tristeza los he superado con una sonrisa, y empezar un nuevo día, que no afecte a los que me rodean sin contagiar mis tristezas.

Hoy como diría mi amiga Kuka, las musas vinieron a mí en forma de palabras y me hacen seguir caminando entre estos muros cada vez más cortos hacia la libertad. Un ángel me acompaña, lo se, lo siento en cada momento de este camino, como una noche oscura de silencios, de miradas que dicen tanto. El final del túnel más cerca da paso a un cielo luminoso de sol y alegrías. Al final de ese túnel recuperé mi alforja mágica llena de ilusiones, de bondad, amor, comprensión y risas como estrellas en el firmamento.

Ahora más que nunca descubro que sané mi alma de las heridas del olvido, en este camino recorrido aunque perdí, también gané. La vida es sabia y el tiempo lo pone todo en su lugar.

Pensé en algunos momentos que Dios me olvidó, pero fui yo la que se alejó, volviendo de nuevo a surcar cielos de emoción en mi fe y volar al reino de Dios.

El destino a veces caprichoso me hizo comprender que debía abrirle la puerta al rencor para que así saliera y ventilase mi corazón.

Liberarme del yugo del rencor que me agriaba a base de martillazos el alma, uno mismo, y solo uno, es el guardián de su propia cárcel, solo uno puede abrir la puerta. Mantener viva la capacidad de soñar despiertos y así contribuir a crear realidades que ayuden a convertir este mundo en un lugar mejor, más humano, más solidario.

Disfrutar cada instante de nuestra vida saboreando cada momento como si fuese el último caramelo a nuestro alcance.

Conseguir que la alegría, la motivación y la fuerza acompañen nuestros días creando sueños, pintando sonrisas a las nubes y hacerles cosquillas a las olas del mar, con un corazón libre de prejuicios, por eso juguemos con los dones que nos ha proporcionado la vida y vayamos al rió a coger ranas que nunca se convertirán en principes, pero si en melodías de atardeceres y en besos de algodón estival. 

C.B.

Módulo 10 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: