¡Corrupción! Para comer jamón (de bellota)

[ Por Jordi ]

Que raro es no encontrar en las noticias diarias, tanto de la T.V., de la radio o de los periódicos, algún nuevo o antiguo caso de corrupción, tanto en España, como en otros países, aunque la verdad es que últimamente estamos ganando por goleada a muchos otros países.

Hace más de 30 años que visitaba con mucha frecuencia Marruecos y esporádicamente también algún país sudamericano y puedo asegurar que gracias a esas visitas empecé a saber lo que era la corrupción . Aunque también es cierto que a niveles muy bajos, como podía ser que por saltarte alguna señal de tráfico, con una propina te fueras de rositas y además pararan el tráfico para que te reincorpores sin problemas.

También las “ propinillas” hacían que agilizaran los tramites para sellar los pasaportes y pudieras entrar enseguida y hasta evitar cacheos aduaneros. Pero…

¿Es la corrupción un mal inherente a nuestra sociedad? ¿Lo fue siempre así en la historia? ¿Y en la de España? La corrupción, entendida como abuso de poder o una mala conducta de los gobernantes, ha existido desde el nacimiento de la civilización. Así lo demuestra la historia.

Los testimonios más antiguos se encuentran en las antiguas de Mesopotamia y la India.

En lugares como Sumeria o Babilonia se percibía como una practica generalizada para cualquier persona que quisiera obtener alguna actuación o favor de algún gobernante.

Se sabe que en tiempos de Ramsés IX (hace3.000 años), hubo una trama de altos funcionarios conjurados con saqueadores de tumbas.

Las conquistas militares siempre han sido un terreno abonado para el enriquecimiento rápido y poco lícito. Filipo II de Macedonia es conocido por unificar Grecia pero sus éxitos no se debían exclusivamente a sus logros como aguerrido conquistador.

Una anécdota atribuida a él cuenta que cuando sus consejeros le advertían sobre la dificultad de conquistar una ciudad, él contestaba siempre con ironía. ¿No es posible hacer entrar un asno cargado con oro?

Era una realidad plenamente aceptada y otro ejemplo fue el éxito de la carrera política de Julio Cesar, no se entiende el éxito de él, sin los sobornos para ir escalando en su ascensión política.

Un sistema imitado en la misma ciudad eterna, Roma, mil años después, por la familia Borgia. Con la llegada de la Casa de Austria a España

Corrupción para comer jamón.

¡Qué harto estoy!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: