La Levedad.

[Por El Capitan. Madrid V]

La levedad del ser, la suavidad y sutileza de esa criatura.la inocencia con la que se nace, Esa virtud de vida fehaciente en el humano. La sobrevivencia con todo nuestro alcance. Lo liviano de esas noches de verano con la modorra típica del descanso después de haber ingerido algún alimento, La paz y el sosiego que resplandece en el semblante cuando se alcanza el sueño.

Esa cara de felicidad que refleja el rostro cuando se encuentra en medio de un sueño placentero y gratificante.

Esa divina experiencia de una madre amamantando a su cría y propinándole todo tipo de atenciones. Ésto se asemeja mucho a la levedad del ser, porque es leve, sutil y a la vez enriquecedora. Nos aporta esa sonrisa fácil cuando todo va bien y esa inquietud cuando algo sale mal o hay algún contratiempo en ese proceso.

Nacemos y crecemos, pero no nos fijamos mucho en lo que nos rodea, nos encontramos exhortos y potentes.

¿Por qué sonreímos? Por algo que nos resulta gracioso o positivo, a la vez que beneficioso para el organismo. Tenemos más de 100 músculos faciales y reflejos en el cuerpo, que nos ayudan a denotar esa sensación de bienestar. También nos ayudan a descargar las tensiones emocionales.

Hacen horas extra para ayudar a nuestras defensas. Aumenta el riego sanguíneo, aporta movimiento a los capilares ayudando al crecimiento del pelo. Lo contrario es el estrés, que bloquea esa función y el pelo pierde fuerza y cae.

A veces, podemos oír a ciertas personas con esa carcajada obligada y muy fuera de tono, tan solo es para hacerse notar y ser el centro de atención, debido a una vida vacía y sombría.

Hay sonrisas para todas las situaciones y es fácil darse cuenta de ellas en todo momento. Los ojos es otro instrumento que pueden denotar muchas cosas y hay miradas para todas las ocasiones.

Nacemos con 13 pares de cromosomas (26) y el A.D.N. juega papeles importantes en nuestra genética, los cuales no podemos cambiar, pero si alterar.

La ciencia ha demostrado por medio de la física, que cuerpos del mismo signo o carga eléctrica se repelen y por el contrario de signos opuestos se atraen.

Será por eso que inexplicablemente a veces nos sentimos atraídos hacia desconocidos, por esa carga eléctrica que emana cada uno de nuestros cuerpos y se complementan para unirse en una sola.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: