Miedo a los implantes. ¿Qué ha pasado?

[Por Conchi B.]

El escándalo de las prótesis francesas han puesto en entredicho una cirugía, la de aumento de pecho a la que se someten 18500 españolas al año. En el año 2010 se retiraron del mercado las prótesis de silicona fabricadas por la empresa francesa Poly Implants Protheses (PIP), porque algunos estaban rellenos con un gel industrial no apto para uso médico y además se rompían más frecuentemente que los de otras firmas. Ahora los PIP siguen de actualidad, porque se ha interpuesto una demanda contra el fabricante en la que se le acusa de homicidio, debido al fallecimiento por cáncer de una mujer que llevaba dicho implante. Además se han detectado 20 casos más de tumores en mujeres que llevan estas prótesis.

El Instituto Nacional del Cáncer del país Galo no ve que exista relación entre la enfermedad y los implantes. Aún así la sanidad francesa se los va a retirar a todas las mujeres usuarias, unas 30.000. En el caso de España, se calcula que 12.000 pacientes llevan PIP, pero aquí la sanidad pública no se ha ofrecido a operar, si no que les ha recomendado la revisión de las prótesis con más frecuencia “cuando haya argumentos claros para tomar otra decisión se hará y no sería extraño que en este caso se opte por retirar los implantes”, explica el doctor Jaume Masías, presidente de la Sociedad Española Plástica Reparadora y Estética.

Si tenías la intención de someterte a este tipo de cirugía, el consejo de los expertos es que sigas adelante. Lo que la paciente debe hacer para someterse a dicha cirugía es simplemente seguir unas pautas; como averiguar quién es su cirujano, si está en posesión del título de especialista, si tiene la suficiente experiencia y sobre todo pedir información sobre el implante que le van a poner, una vez acabada la cirugía tienen que darle los datos sobre su prótesis en una tarjeta en la que aparece el número de serie y el nombre del fabricante y debe tener siempre a mano esa información, ya que ella es la que puede sufrir las consecuencias.

Conclusión, que nosotras no debemos engañarnos con publicidad engañosa con operaciones de cirugía y antes de dar el paso informarnos debidamente porque podría suponer un riesgo para nuestra vida.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: