Compras sin control.

[Por Conchi B.]

La necesidad de comprar objetos sin medida señala un conflicto emocional. El adicto se encuentra gobernado por impulsos que no es capaz de controlar y que le empujan a adquirir artículos para calmar su tensión. La palabra adicción proviene del latín “ádditus”, que significa esclavo. La persona se siente encadenada a los objetos que adquiere y a los que adjudica propiedades mágicas, cree que estos objetos van a resolver su problema, pero nunca lo hacen. Calma el malestar de momento, aunque solo para volverle cada vez más dependiente. La tensión interna, resolver a través de la compra compulsiva es muy alta. El comprador compulsivo busca liberarse de estados emocionales conflictivos porque no tiene posibilidad de nombrar con claridad.

Sentimientos de cólera, de incertidumbre, de aislamiento, de culpabilidad o depresión se adormecen o se neutralizan cuando se recurre a la solución adictiva. También puede provenir de un desacuerdo del adicto con su propio cuerpo: por ejemplo no se gusta y cree que la ropa que se compra va a ayudarle a encontrarse mejor. Busca afirmarse y que la imagen que ve en el espejo lo gratifique. Quiere hallar en el exterior lo que no encuentra dentro de sí, porque la autoestima es, en estos casos, muy escasa.

La adicción a comprar, se puede tratar psicológicamente, el primer paso es reconocer que existe un conflicto y necesitamos ayuda ya que en algunas ocasiones no sabemos afrontar solos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: