Carta al rey mago Rajoy

Mariano Rajoy
Mariano Rajoy

[Por Cristina Q.M]

En estos días hemos asistido a un cambio de Gobierno y el nuevo presidente, Mariano Rajoy Brey, nos ha confirmado que aterriza en el lujoso Palacio de la Moncloa con una mala costumbre que también tenía el anterior inquilino: la mentira.

Ha tardado solo 10 días en incumplir uno de sus principales compromisos en política económica, repetido durante la campaña electoral: no subir los impuestos. A todas las personas que hemos confiado en él nos ha defraudado con la nueva subida del IRPF. Lastimosamente, este nuevo tributo fiscal hará que la economía entre en una prolongada recesión, y lo peor es que, en esta ocasión, no podremos culpar de Zapatero de ineptitud.

Rajoy, que siempre ha presumido de ser muy previsible, ha tomado el pelo a todos sus votantes. Con este nuevo panorama económico que se nos avecina, debemos imaginarnos que este año será peor para el desempleo, déficit y consumo.

Más allá de la política económica, veremos qué es lo que hace en política social y territorial. Está claro que el actual nivel de déficit es un síntoma del veneno que suponen las autonomías para el Estado español. Esperemos que Rajoy tenga suficientes narices como para recortar el despilfarro, el clientelismo y desalojar de sus puestos a la panda de paniaguados que colaboran en la destrucción de la unidad de España. Tema aparte será lo que vaya a realizar en política antiterrorista. Esperemos que no se baje los pantalones como hacía su antecesor.

En cuanto a las políticas sociales, debería mantener, sin duda alguna, la enseñanza pública mejorando el actual sistema de docencia.

En sanidad, que siga los pasos de la presidenta de la Comunidad de Madrid. Es más, debería implantarse el copago sanitario porque, en caso contrario, la sanidad llevará al colapso a toda la nación. Es imposible mantener un sistema sanitario universal del que se aprovechan multitud de inmigrantes, legales e ilegales.

También desearía, como otras muchas personas, que derogue cuanto antes leyes innecesarias como son la ley de la interrupción voluntaria del embarazo, pues no se entiende que una niña de 16 años tenga derecho a acabar con la vida de otro ser humano. Por supuesto debe de terminar con la ley de matrimonios de personas del mismo sexo porque un matrimonio siempre estará constituido por un hombre y una mujer. Esto no quiere decir que no haya una ley de unión civil, o como quieran llamarla, para los homosexuales o lesbianas.

Le pediría a nuestro presidente que derogue de manera inmediata la ley de memoria histórica, que lo único que conlleva es un enfrentamiento de personas de izquierdas y de derechas, algo que ya hemos superado los ciudadanos de a pie con la Transición.

Por último no me quiero olvidar de solicitarle a Rajoy, o más bien exigirle, que acabe con toda la clase de subvenciones a partidos políticos, sindicatos y empresarios. ¡Basta ya de sangrar nuestros bolsillos para que esos pesebristas se dediquen a no hacer nada!

Y, por favor, no suba el IVA. Espero que, cuando le escriba la próxima carta al rey mago Rajoy, se hayan cumplido todos mis deseos. No olvidemos que el poder es verdaderamente mágico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: