Navidad entre rejas

[M.M.]

La Navidad, su significado, conmemoración y representación, no necesita de ninguna aclaración. Todos lo conocemos. Mi pregunta es: ahora que estamos internos en un centro penitenciario, ¿podemos darle ese significado de buena nueva, bondad, fe y esperanza? Es la pregunta que los penados debemos hacernos. Que cada uno piense en su respuesta.

Todos y cada uno de nosotros, aquí internos y sin posibilidad de disfrutar de una Navidad en la calle, solo tenemos recuerdos: el nacimiento, la lotería, las cenas y comidas, las juergas, los regalos… Toda la familia reunida cantando al compás de las zambombas y panderetas. Eso es lo único que nos queda, recuerdos.

Recuerdos que intentamos alejar de nuestras mentes porque se nos hace un nudo en la garganta que nos impide respirar y que nos parte el alma. Estos recuerdos, si los analizamos interiormente, se basan en actividades como las mencionadas, actividades esencialmente consumistas a excepción de la reunión familiar, que verdaderamente es lo único importante, lo único que queda.

En general, nadie recuerda el sentido de la celebración, que no es otro que la Buena Nueva y que cada uno debe darle el significado que estime pertienente, que no necesariamente debe coincidir con los dogmas o preceptos religiosos y laicos.

La Buena Nueva para mí es un mensaje de esperanza, de firme voluntad de mejorar, de cumplir la máxima de no hacer a otro lo que no quiero que me hagan a mí, de intentar pasar por la vida sin perjudicar a nadie más. Este mensaje es el que pretendo cumplir, es el que quiero que guíe mi futuro y es en el que quiero fundamentar toda mi vida, liberándome de todo lo que signifique consumo, mercantilismo, papás noeles y demás zarandajas.

Quedándome solo con la familia reunida, celebración que, si no puede hacerse en estas fechas, se hará cuando pueda. Mientras tanto pienso ponerme tapones en los oídos, apagar la televisión, no comer ni un mantecado y esperar pacientemente a que pasen lo más rápidamente posible estos luctuosos días.

Anuncios

3 comentarios sobre “Navidad entre rejas

Agrega el tuyo

  1. muy bueno y reflexivo el post, y durisimo… Mucho animo a todos, ojala pasen estos dias lo mas volando posible… K el 2012 os llegue cargado de buenas noticias. Felices fiestas…

  2. si te entiendo perfectamente pq para mi desde que mi marido esta alli que ya son dos años la navidad no existe ni existira hasta q el no este conmigo y con nuestra hija por lo tanto como dices a esperar a q pasen rapido estos dias y por supuesto un beso pa ti fernando q te quiero , cuidate mucho, un beso de tus dos nadias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: