Los minutos más duros del día

[Caronte]

Cada día tengo esos diez minutos de soledad (maldita soledad). Jamás he llegado a sentirme tan solo, tanto que si tuviese una hija la llamaría Soledad. Es algo que no deberíamos sentir pero forma parte de ese precio que debemos pagar y purgar, esos peajes que debemos abonar siendo o no culpables.

Yo personalmente puedo contar mi caso, que no es moco de pavo. Estoy pagando una condena de quince años y nueve meses por un delito contra la salud pública. Hay quien dice que encuentras más inocentes en el patio de una cárcel que en la calle. Como comprenderéis, yo me considero inocente. Conmigo se han pasado tres pueblos, pues no pensé en las consecuencias de presentar a un hombre que se dedicaba a mandar gente para viajar.

Reconozco mi fallo y me arrepiento de corazón, pero ya no hay marcha atrás y me dispongo a afrontar mi condena con mucho dolor pero sin tirar la toalla. No caigáis en el mismo fallo que yo. No está pagado, ni con todo el dinero del mundo, estar tantos días sin los tuyos, teniendo día tras día esos 10 minutos de soledad. El tiempo lo voy a dedicar a todos y cada uno de los que pagamos con culpa o sin ella, que son mis compañeros los presos.

Hasta los próximos diez minutos. Un saludo.

Anuncios

Un comentario sobre “Los minutos más duros del día

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: