Una oportunidad para no defraudar

[J.C.J.]

Cuando la vida te lleva a tener que cumplir tantos años de condena, uno se plantea desde el principio cómo reducir la estancia entre muros sin que el tiempo se pare. En 1999, con 29 años, entré en prisión, estuve cinco meses, pero fuí absuelto del delito que me acusaban. En 2001 regresé a la cárcel y estuve ocho meses. Salí bajo fianza hasta la fecha de juicio. Antes de esta entrada en prisión mi mujer quedó embarazada, yo tenía muchas ilusiones de ser padre y esperaba ansioso el día del nacimiento de mi hija. Me encontraba entre rejas y sufría por no poder estar al lado de mi mujer, pero pude salir escoltado por la policía, una vez nació mi hija. Para mí fue el día más maravilloso de mi existencia, le pedí a la policía que por favor me quitaran las esposas para poder coger a mi niña, y ellos no pusieron ningún impedimento. Pude sentir la sensación de ser padre al sostener una vida entre mis manos, una vida que fue forjada con amor e ilusión.

Estuve bajo fianza en la calle casi un año, disfrutando de mi niña día tras día pues yo sabía que tarde o temprano tendría que entrar de nuevo a prisión, pero logré hacer andar a mi pequeña antes de pisar de nuevo la cárcel. Llevando diez días de nuevo privado de libertad, recibí el palo más grande de mi vida al conocer el fallecimiento de mi amada esposa, motivado por un exceso de barbitúricos. Me quedé solo en este mundo y sin poder estar con mi hija.

Esta noticia me hundió profundamente en una depresión que me hizo reflexionar y recapacitar sobre el porqué de su perdida y el porqué de mi situación aquí. Mi madre se hizo cargo de mi hija con la edad de un año y hasta la fecha es la responsable de su educación y manutención, ya que tiene la patria potestad de ella por ser menor de edad.

En prisión he necesitado fortalecer mi mente para dejar de pensar en todo lo malo que me ha ocurrido en esta vida. Tratando de mejorar comencé a realizar cursos de pintor decorador, panadero pastelero, árbitro de fútbol, entrenador de fútbol, informático, taller de periodismo, socorrismo acuático; además de dedicar varias horas a escribir canciones pues la música me relaja y apasiona.

En prisión también he desempeñado trabajos remunerados en cocina, panadería y actualmente de socorrista. También me he evadido muchas horas de encierro haciendo lo que más me gusta, que es jugar al fútbol en la selección del centro. Ahora tengo un gran problema que me agobia y me angustia pues la Junta de Andalucía, que en su día me otorgó una vivienda de protección oficial, me la quiere quitar al no habitarla por mi situación de preso, dejándome en la calle a mí y a mi hija.

Cuando salga para reinsertarme lo fundamental para dar estabilidad a mi proyecto de vida futura, en compañía de mi hija, es disponer de una vivienda pero si me la quitan tendré que empezar de cero con una hija y viviendo de la ayuda de mi madre.

Llevo casi nueve años de condena abonados, todavía me faltan cuatro años y medio que espero empezar a partir de septiembre a disfrutar en régimen de semilibertad porque voy a comenzar en el Centro de Inserción Social (CIS) de Granada un curso de instaladores de placas solares. Pero sigo teniendo en mi cabeza el temor de que me quiten el techo donde asentar las bases de una nueva vida.

He luchado mucho por superar mi adicción a las drogas, por sobreponerme al fallecimiento de mi esposa, por salir mejor persona de aquí y con un anhelo de conseguir una nueva vida mejor junto con mi hija. Sólo le pido a la sociedad que me dé una segunda oportunidad pues no pienso defraudar.

Anuncios

2 comentarios sobre “Una oportunidad para no defraudar

Agrega el tuyo

  1. Animo campeón y piensa que aunque te este costando un alto precio seguro que has aprendido una lección muy importante para saber guiar a tu hija por otros caminos diferentes a los de la droga y esos caminos donde te equivocaste tu lo dicho animo y lucha por ella y por hacer feliz a los tuyos

  2. Todo tiene un porqué en esta vida y creo que tu situación te está haciendo cambiar para mejor, aunque haya tenido que ser de esta forma, y esa niña que te espera es el motor que mueve tu vida.

    Mucho ánimo !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: