Ser homosexual en prisión

[Por J.F. N. R.]

Ser homosexual tiene muchos inconvenientes por el miedo al rechazo por parte de la sociedad, pero aquí en prisión hay muchísimos más ya que “la cárcel es cosa de hombres, de machos ibéricos”.

José Antonio habita tras los muros del C.P. Albolote. Desde pequeño le gustaba jugar a vestirse de mujer. Su familia siempre le apoyó con la excepción de su padre, que no ha comprendido su forma de ser y por ello multitud de veces le ha maltratado física y psíquicamente.

Su adicción a las drogas ha derivado en su ingreso en prisión y conoce mejor que nadie los inconvenientes de ser homosexual en la cárcel.

No piensa que vivir en un módulo de hombres sea problemático pues opina que si eres respetuoso y te haces respetar, todo marcha mejor.

Asegura que en la calle se ha sentido más discriminado: “Aquí nadie me ha maltratado pero en la calle me han tirado hasta piedras”.

En el C.P. Albolote le llaman cariñosamente Mari. Le gusta y hasta le hace gracia, pero preferiría que le llamasen Irina.

En otro penal tuvo un romance y acabó en boda aunque ahora esté luchando por el divorcio pues querer dejar las drogas y que tu pareja sea tóxico-dependiente no es compatible.

Hay algo que quiere recalcar: “Los funcionarios me han tratado como persona, como preso y como homosexual fenomenalmente, les estoy muy agradecido y gracias a ellos mi vida en prisión ha sido más fácil”.

En prisión, por el hecho de ser homosexual, piensan que deben gustarte todos los hombres pero José Antonio recalca que tiene sus gustos y sus preferencias y también sus prejuicios.

Nos dice que estaría en contra de crear módulos especiales para homosexuales ya que piensa que por naturaleza este colectivo es muy promiscuo y eso sería “la bomba”, pero lo que sí demanda a la Institución es que habiliten celdas exclusivas para ellos.
Pide también que el centro cree reuniones mixtas entre hombres y mujeres para hablar del colectivo homosexual con el fin de que los demás internos aprendan a respetarlos.

Para José Antonio, Instituciones Penitenciarias debería luchar por los derechos del colectivo homosexual para su integración y lograr vivir todos en armonía.

Desde La Voz del Mako quiere enviar un mensaje al colectivo homosexual: “Os invito a salir del armario y a que dejéis de pagar dos condenas, la de la justicia y la del miedo al rechazo”.

Anuncios

4 comentarios sobre “Ser homosexual en prisión

Agrega el tuyo

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. hola a tod@s, soy un pasante de criminología y sociología en guadalajara México, actualmente realizo mi tesis sobre discriminación hacia jóvenes homosexuales en la prisión de adolescentes del estado. este testimonio en verdad me ha servido hoy muchisimo de aliciente ya que estoy un poco desilusionado de que pocas personas confían realmente en mi tesis por los prejuicios hacia los homosexuales y hacia los propios internos de las prisiones, quiero felicitar a tod@s por este blog y me gustaría ponerme en contacto con los administradores del mismo porque creo que iniciativas como estas se deben de expandir y me encantaría hacer un proyecto parecido con los chicos presos donde hago mis practicas como criminólogo. bueno espero alguna respuesta gracias. el.fooo@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: