[Por Jorge Salvador Martín]

Si le preguntamos  a los niños a dónde va la gente mala, seguro que nos responden que al infierno. Si esto mismo se lo preguntamos a partir de cierta edad, te responderán que a la cárcel, aunque estoy seguro también que a otros muchos niños eso les parecerá una mentira muy gorda. Esos son los hijos de los presos.

Pero vayamos a las respuestas mayoritarias: ¡Al infierno!, según los niños muy pequeños, o ¡A la cárcel!, según los mayores. En mi caso creo que las dos respuestas son correctas.

Habrá gente que dirá que esto es una barbaridad porque en la cárcel tenemos de todo, como por ejemplo un techo, cama con sábanas, mantas, colchas, productos de limpieza, aseo personal, desayuno, comida, y cena. Además de escuela, cursos, actividades, tus comunicaciones por cristales, correo, comunicaciones telefónicas (2 cabinas para 140 internos), ropa si no tienes, lavandería cada 15 días, crema de dientes, crema de afeitar, preservativos, lubricante, papel higiénico, cubiertos de plástico según el tiempo de estancia de cada uno, claro está…

Incluso en ocasiones cine, teatro, periódicos, revistas, luz, calefacción, en verano ventilador (el afortunado), médicos, medicinas, biblioteca, cursos psicosociales formativos, oficios variados, trabajos y destinos, algunos hasta pagados, economatos y demandadero, sitios reservados a los suertudos pudientes y envidia de los indigentes, con horarios establecidos, según qué prisiones mejor o peor surtido…

De las comidas, esto… Bueno, mejor no hablar ni opinar. Excepto para los anteriormente nombrados pudientes, hay que olvidarse de la coletilla  “no me gusta”, “no me apetece”; esas cosas ni te pasan por la mente.

En cuanto a los servicios o tigres, ten mucho cuidado que no se te olvide cargar con algo de papel higiénico porque en unos minutos tu vida puede ser un drama mientras estás fuera de tu celda y te viene un apretón urgente.

Hay para llenar muchos folios con todos los parabienes que nos dan en la cárcel, porque en muchos Centros  Penitenciarios hay hasta piscina, gimnasio y en las más nuevas hasta el televisor de plasma.

Entonces, ¿por qué queremos con tanta ansiedad salir? Quizás sea porque no hay momento de libertad para besar a un ser querido cuando lo quieres o necesitas, con suerte tienes 90 minutos al mes. Quizás sea porque hay un mínimo de 12 horas en que estás encerrado en la celda, en que sólo tienes libertad de pensamiento.

Quizás sea porque sólo tienes libertad para la amargura, la tristeza, para entretenerte contando las lágrimas que resbalan por tus mejillas mientras pasan muy poco a poco los minutos, las horas, los días, semanas, meses y años.

Voy a intentar explicarme. La cárcel es la suma de recuerdos y de temores. Es la eternidad infinita, es contar los días por 1440 minutos o por 86.400 segundos, que son eternos. Quizás sea porque tu vida se detiene cuando entras en una prisión, porque aunque la vida afuera continúa la tuya está parada.

Llamas por teléfono y te comunican que a alguien muy querido lo han ingresado en el hospital pero no tienes la libertad de poder llamar a ese ser querido al hospital a darle ánimos y saber en todo momento su evolución.

Ese tiempo, de las 8 de la tarde hasta las 9 de la mañana, que estás sólo con tus pensamientos, con tus temores, con tu soledad eterna.

Quizás no sean suficientes tantos “parabienes” de los que disfrutamos los presos cuando tu mujer, por la que muchas veces  hemos delinquido y nos hemos jugado la libertad,  te envía un día una carta en la que te dice: “Lo siento no he podido soportar por más tiempo la soledad y estoy rehaciendo mi vida con otro hombre”. Y, entonces corres al teléfono para pedir explicaciones y… Está apagado o fuera de cobertura en ese momento. Esperas a que venga al vis a vis, o por cristales, para que  te dé explicaciones pero no viene nadie a verte. Escribes cartas como un loco y esperas con desesperación las respuestas. Al tiempo te las devuelven, en ese domicilio no vive nadie. ¿Pero dónde están mis  hijos?

¿Por qué esa ansiedad por salir?
Quizá porque no hay un momento
de libertad para besar a tu hijo

Esto es sólo un caso de los miles que hay en las prisiones españolas hoy en día. Quizás, sólo digo quizás, si no existiera la política del ‘Todos a la cárcel’ y las demandas sociales sobre cumplimiento integro de las penas, los presos en España albergaríamos esperanza e interés en reinsertarnos. Saldríamos antes y, sobre todo, se valoraría nuestra voluntad en intentarlo, pero no es así.

Quizás, y sólo digo quizás, habrían muchas menos muertes por sobredosis o suicidios en las prisiones españolas. Quizás habría esperanza y no desesperanza.

A esta sociedad le digo que cuando vea las barbas de su vecino cortar, que ponga las suyas a remojar, porque en nuestro país, hoy en día, cualquiera tiene sitio en prisión. Y el que no se lo crea, tranquilo: aquí le espero.

comentarios
  1. Rodrigo dice:

    Desde fuera sólo se puede decir… ánimo hombre, de la cárcel al fin y al cabo se sale.
    Otros dirían _no haber delinquido_ sin entrar a valorar detenidamente las circunstancias de cada uno. Yo personalmente creo que en parte tienes razón cualquiera puede acabar en prisión y hoy en día con la legislación sobre el tráfico por ejemplo, más todavía.
    Yo tengo amigos presos y sólo de ponerme en su pellejo me pongo malo.
    La cuestión es que las herramientas que gestionéis en prisión os puedan servir para cuando llegue la hora de la libertad, de “la bola” como se dice en la jerga carcelaria. Pasar por un abandono y encima en prisión debe ser desesperante, pero como tu muy bien dices, es un estado letargo donde el tiempo se mide de otra manera. Lo importante de la vida fuera se aleja, los seres queridos siguen ahí pero ya no puedes verlos con la frecuencia que uno desearía.
    Sin llegar a comprender del todo el sufrimiento que debe ser cumplir una condena, ya que nunca estuve en prisión, aunque si que estado encerrado, lo único que te puedo aconsejar es que aproveches al máximo esos “parabienes” de los que hablas y, que te prepares todo lo que puedas para que llegado el ansiado momento, tengas los necesario para desempeñar una función en esta sociedad, que aunque sea algo injusta se puede formar parte de ella sin tener que someterte del todo ni degradarte para subsistir. Tal vez resulte difícil de creer pero te aseguro que se puede. Yo mismo lo he conseguido. Y te aseguro que si me hubieras visto hace 10 años hubieras pensado que alguien como yo sólo tenía dos posibilidades: el cementerio o la cárcel.
    Un abrazo compañero.

    • La Voz del Mako dice:

      Hola Rodrigo, antes que nada darte las gracias por leernos y sobre todo por tu sincero comentario. Por tu comentario deduzco que también has estado en otra prisión, la de la droga. Si has conseguido ‘la bola’ de esta maldita y odiosa prisión tengo que felicitarte y darte la enhorabuena y, por encima de todo, reconocerte los bemoles que le has echado. Mi artículo ‘¿Qué es una cárcel’ no es autobiográfico, eso no me ha pasado a mí, aunque sí que es cierto que hace más de 11 años que no sé nada de dos hijos porque me divorcié. Y cuando mi ex mujer vio que no recibía la pensión me denunció y desapareció con mis hijos, y nunca más he sabido nada de ellos. Aquí cada uno tiene un drama dentro de su corazón y a veces en la oscuridad y soledad de la celda se desahoga y te lo cuentan entre lágrimas. ¡Uf! Te juro que esto es muy duro. Muchas gracias, amigo Rodrigo.

  2. zaidinero dice:

    hola jorge, ánimos para seguir adelante con fuerza y fe…leo tu carta y digo joder si lleva razón….si es que lo tienen todo, piscina,gimnasio,tele de plasma,libros, si algunos hasta trabajo y pagado,si algunos poderosos hasta más privilegios que yo que estoy en libertad….jorge y ahora sé sincero:tú realmente crees que estáis mal?pero amigo no confundas el estar privado de libertad(que debe ser horrible)con todos los (privilegios que teneis)y sin ánimo de ofender si sigue así la cosa os van a adaptar el chabolo para que vivais con la familia…..ánimo mucho animo para salir de toda esta mierda y ser feliz junto a los seres queridos y espero que sea pronto un saludo campeon

    • La Voz del Mako dice:

      Pues sí, por lo menos en esta prisión tenemos todos esos parabienes y los funcionarios son, en su gran mayoría, buena gente. Pero imagínate tu habitación con esos parabienes y que sólo dispongas de 10 llamadas de teléfono, de 5 minutos cada una, a los números que te hayan aprobado. Ver a tus seres queridos por unos cristales 45 minutos a la semana y hora y media al mes para poder abrazarlos y besarlos. Claro que eso sólo sucede cuando vienen a verte. Pero afuera la vida continúa. Tus padres envejecen, enferman y mueren. Y uno no está ahí. Tus hijos crecen y cuando sufren algún daño, uno no está ahí. Tu mujer… Bueno tu mujer, cada día que pasa, te das cuenta de que es menos tu mujer, pero uno lo entiende, ¿sabes por qué? Porque sigues viviendo en el momento en el que te detuvieron y entraste en prisión, y no sabes nada más de la vida ahí fuera. Muchas gracias por leernos y por tu comentario. Tú sí que eres un campeón.

  3. illeR dice:

    Buff, me quedo con la frase de:

    Quizás sea porque tu vida se detiene cuando entras en una prisión, porque aunque la vida afuera continúa la tuya está parada.

    Hace poco le escribí esto a un amigo:

    Decía Bukowski (*) que adónde va la vida cuando se detiene… pero lo malo, lo malo de verdad, es que seas tu quien se detenga y veas la vida pasar por delante mientras permaneces parado. Eso, eso es peor todavía.

    * Poema “Pausa”

    ¡¡ANIMO!!

    • La Voz del Mako dice:

      La frase con la que te quedaste, no sólo es una frase. Por desgracia es la verdad. No conocía ese poema, ‘Pausa’, pero es muy acertado. Muchas gracias a tus palabras de ánimo.

  4. cristina dice:

    Tu lo has dicho: hoy cualquiera de nosotros podemos acabar en prisión, pero hasta que no toca, nadie se acuerda de la carcel ni de lo que hay dentro. No se el por que de mantener este tema oculto en la sociedad. Como profe puedo decir que ha sido la mejor experiencia de mi vida y que hasta que no estas alli, no te das cuenta de lo injustos que somos desde fuera. Animo y a seguir luchando

    • La Voz del Mako dice:

      Mira Cristina, ya no es sólo cómo está la justicia en este país. Cualquiera puede entrar en prisión. Hoy en día las prisiones son un reflejo de la realidad y sólo vale, y es buena persona, el que cobra cada semana sus 80 euros e invita a café y algún cigarrillo. Sin embargo, el pobre indigente que llora sus penas por los rincones cuando cree que nadie lo ve, sólo es motivo de burla. ¡Qué pena! ¿verdad? Pues aquí dentro no existe la palabra pena, de nada ni de nadie. Gracias por tus palabras de ánimo y ‘tranqui’, que no voy a parar de luchar. Gracias profe.

  5. fardatxet dice:

    No, no todo el mundo puede terminar en la cárcel…
    En este podrido país, el rico nunca entra y el pobre nunca sale… Las justicia española me da vergüenza. Sólo hay que mirar a mi comunidad, la valenciana por ejemplo… ¡pero si todos los dirigentes están imputados! Pero aquí nunca pasa nada, el rico tiene la entrada prohibida en el talego.
    Salud y liberta.

    • La Voz del Mako dice:

      Lo has clavado. te me has adelantado a mi próximo artículo que lo he titulado ‘La injusticia de la justicia’. Te recomiendo que lo leas y me des tu opinión. Y para botón de muestra he de confesarte que yo estoy condenado a 17 años y medio de prisión por cuatro causas de delitos contra la salud pública. Transportaba hachís. Bueno, llevo diez años pagados, nunca he sido sancionado y me siguen denegando unos días de permiso. ¿Por qué? Eso quisiera saber yo, pero ya sabes: no soy político, ni tengo dinero, ni soy famosillo. ¿Será por eso? Te agradezco mucho que nos leas.

  6. mari dice:

    Hola!!! yo estuve trabajando en un centro penitenciario y es verdad que cuentan con recursos,aunque no tienen ganas de nada, hay tanto conformismo allí, el trato es inhumano, las comidas crudas, los colacao son agua sucia, “hartos de papa” como dicen los internos… Es una lástima estar privados de libertad pero mucho peor es estar privados de humanidad.

    • La Voz del Mako dice:

      Muchas gracias Mari! El problema es que, por muy mal que hagan su trabajo, los responsables de las comidas saben que no pasa nada. Si estuvieran en el sector privado estarían todos en el paro, pero en prisiones no pasa nada. Solo somos presos.

  7. Un convencido de la reinserción dice:

    Hace muchos años, cuando estaba en el instituto, fui a ver un centro penitenciario con mi clase. Sólo nos enseñaron “lo más bonito”; y volví convencido de que la cárcel sólo debería de ser para delitos de sangre…

    Os entiendo, aunque sólo haya pasado con reclusos dos o tres horas de mi vida; me puedo imaginar lo duro que es, y yo, que ya estaba convencido desde aquella visita; no hago más que reafirmarme al leer esto.

    Seguid acercando la cárcel al que no la vio nunca; con este proyecto o con otros: Sólo los ignorants que nunca vieron una cárcel, que nunca la pisaron; pueden decir barbaridades como lo del cumplimiento íntegro de las penas… Ánimo

  8. Opino dice:

    Evidentemente la función de la prisión como rehabilitación no sirve.
    Piensas demasiado en tu familia y poco en tus victimas

    • Mario dice:

      Pero que victimas? si la mayoría de los que están adentro están por trafico o otros temas de drogas, a ver si es que en la carcel solo hay asesinos psicópatas.

    • La Voz del Mako dice:

      Mi delito es transportar hachís y pienso siempre en mis víctimas. Supongo que el que vende alcohol también piensa en los alcohólicos ¿no? Los que tienen víctimas siguen un curso y enseguida salen. Nosotros no ¿por qué?

  9. Opino dice:

    No me jodas, Mario. Mira un poco más allá.

    En origen: Los países exportadores tienen guerras de bandas por la droga y esclavitud de los trabajadores.
    En destino: El drogadicto roba (por poner un ejemplo, que no digo que sean todos) para conseguir la droga.

    El que trafica es parte de esto. No me digas que no hay víctimas.

  10. Opino dice:

    Por lo que veo Mario, no es que se piense poco en las víctimas sino que hay algunos que ni las ven ni las reconocen.

    Por otra parte. Mi más sincera felicitación al autor por su respeto a la libertad de expresión. En otros foros no hubieran publicado un comentario tan contrario a su criterio.

    • La Voz del Mako dice:

      Gracias Mario, yo solo me he dedicado al hachís y no creo que haya muchas víctimas a causa de los porros. Creo que solo el petroleo causa muchas más.

  11. [...] mi anterior artículo ‘¿Qué es una cárcel?’ saque a colación una de las muchas historias que se ven en las prisiones. Hoy me gustaría [...]

  12. Luz dice:

    Hola, me parece super triste lo que te pasa. Sólo espero que una vez que salgas no vuelvas a hacer nada que te haga ingresar de vuelta; que el petróleo mate más gente que el porro no te hace menos culpable.

  13. patricia dice:

    acabo de descubrir esta pagina ,ya ke tengo a mi ex ,ayi en albolote ,y me estoy interesando mucho en conocer un pokito de como es akello ,y ponerme un en vuestra piel ,aunke se ke eso es imposible ,no he leido aun todos los comentarios ,algo por encima ,simplemente keria dejar constancia de mi interes ,y prometer seguiros ,y comentar sobre las publicaciones ,un saludo,y mi apoyo ,se ke no sirve de mucho ,pero supongo ,ke gusta de un apoyo ,de vez en cuando ,saludos y fuerza

  14. nuria carrasco segura dice:

    hola soy nuria otra vez sin saber nada estoy y desde aki t mando fuerzas y animos a l voz del mako apoyo de m parte n se si habran cnocido a mi chico del modulo 6 se llama chili y estan dificil tenerlo tan lejos sin saber nada de el como esta pero a veces piensas k habiendo personas como el mako tiene que estar bien aumque a veces gente que como vosotros k n deberian estar alli encerrados x tonterias y buscarse la vida espero tener noticias de alli a veces pienso k es l unica forma de saber algo de mi chili y m como tantisimo la cabeza animo y besos soys los mejores d alli de la prision espero respuestas m gutaria saber mas cosas de alli habiendo gente tan buena y mereciendose mas portunidades en la vida a veces pienso xke es tan dificil querer a alguien que esta tan lejos en prision y parece k n l importara nada bueno m despido con saludos y animos a ti mako……….eres el tio mas guay¡¡¡¡¡¡¡¡

  15. Opino dice:

    Mario, no seré yo quien te vuelva a juzgar ni para bien ni para mal. Desde luego lo del hachis es una mierda pq debería ser considerado al mismo nivel que el alcohol.
    Y tienes razón, el petróleo es un negocio muy sucio y más de uno debería estar encerrado por las salvajadas que se hacen por él. Pero los que de todas todas deberían estar en la cárcel son los banqueros. La que han liao.

    Saludos

  16. no deberia llamarse carcel o lugar de castigo , deveria centro de reabilitacion de personas equivocadas

  17. tatiana heredia dice:

    desde fuera mucho animo, se lo que se pasa alli a dentro porque tengo a mi marido preso lleva 3 meses ya y a un tio mio tambien que salio hace unos meses y estuvo en el modulo 8 de allii de albolote.
    Mucho animo y ya veras que ya mismo sales tarde o temprano y haber si te dan permisos ya! un saludo y mucho animo que lo necesitas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s