La paz interior – Por M.N.

Publicado: 20 octubre, 2014 en M.N.
Etiquetas:, , ,


Captura de pantalla 2014-10-20 a la(s) 09.41.14

Cada día intento abrir lo más que puedo mis ojos, y mis oídos para poder percibir todo lo que sucede a mi alrededor. Al final siempre acabo con la misma conclusión: hasta que punto el ser humano es ciego y sordo, tanto, que no puede ver lo que esta tan cerca, ó sea dentro de sí mismo, y no puede oír o quizás no presta atención a lo que su propio ser le grita cada día desde el interior. Muchas veces al encontrarnos ante una decisión importante sentimos como algo nos dice: has esto, o esto otro, pero no lo escuchamos y tomamos otro camino. Luego, cuando los resultados no son los esperados nos lamentamos y pensamos: ¿porque no habré escuchado a mi intuición?, algo dentro de mi me lo decía”. Pero pronto lo olvidamos y seguimos esperando que llegue ese mago que nos cambie la vida, cuando realmente somos nosotros los que la vamos haciendo día a día con nuestras decisiones. Descubrimos tarde que siempre teníamos otra opción, otro camino, otra forma de enfocar las cosas, y entonces te das cuenta que podías haber dicho “Si” o “No”, que tenias otros caminos.

Muchas veces nos dejamos influir por las personas que nos rodean, por las circunstancias, por las creencias o por nuestra falsa moral, y claro el resultado suele ser lo contrario de lo que deseamos, entonces te lamentas y empiezas a buscar culpables, cundo somos los únicos que decidimos el rumbo de nuestras vidas.

Al hacer estas reflexiones he descubierto la de veces que me había centrado en cosas superfluas y sin importancia, que lo verdaderamente importante lo había dejado de lado, y el dolor que me causó esta actitud, pues al fin y al cabo todo es un problema de actitud. Lo que cada mañana sucede, esa chispa que nos hace abrir lo ojos, esa respiración que nos proporciona oxigeno sin que lo notemos y que nos mantiene vivos, todo esto se refuerza mi certeza de que en cada día hay una nueva oportunidad para hacer de nuestras vidas lo que queremos que sea, vivirla plena de alegría y tranquilidad, de dar y recibir todo el amor que seamos capaces de sentir. Cada día es una nueva oportunidad para disfrutar de una sonrisa, de una caricia y poder ofrecerla, sintiéndonos parte de un todo, como los engranajes de un gran mecanismo donde cada uno de nosotros tenemos nuestro lugar y función, sabiendo que a poco que mejoremos nuestra forma de percibir y actuar, todo el mecanismo mejorará con nosotros, que incluso una simple sonrisa es contagiosa, que podemos y debemos cambiar nuestro modo de ver la vida quedándonos con lo verdaderamente importante si queremos que este mundo cambie y sea mejor.

M.N

Módulo 10.

Lectura del Quijote por Dª. Carolina Carvajal Subdirectora de Tratamiento del C.P. de Albolote en el Día del Libro

Lectura del Quijote por Dª. Carolina Carvajal
Subdirectora de Tratamiento del C.P. de Albolote
en el Día del Libro

Se suele decir que la novela moderna nació con el Quijote, quizá porque la misma encontró su continuación en el género literario de las novelas picarescas escrita por los anglosajones que la leyeron a comienzos del siglo XVIII. La cadena continuó pues estos, a su vez, fueron leídos por los románticos alemanes y los realistas franceses, creando así una tradición literaria plena de lectores a base de mucho transitar y saltar fronteras de libros y relatos, una cadena de lectores que ha perdurado en el tiempo hasta nuestros días.

Asociamos el Día del Libro con Don Quijote, porque esta obra fue otra aventura de libertad nacida en prisión, y porque el libro es uno de los instrumentos más eficaces creados por el hombre para hacernos libres. Quizás de ahí que la distancia entre la palabra “libro” y la palabra “libre”, sea tan corta.

Los libros nos liberan de la ignorancia, de la ignominia, la degradación y en prisión se convierten en nuestros mejores compañeros. Durante los once años que he permanecido en prisión me ha tocado transitar por muchos centros penitenciarios, siendo este centro, donde he encontrado la mayor presencia de lectores y de clubes de lectura gracias a las asociaciones como Entrelibros y Pides que con su pequeño ejercito de voluntarios se reparten por diferentes módulos exaltando la imaginación y animándonos a dejarnos acompañar por los libros.

En el Día del Libro, leyendo al Quijote, pudimos apreciar la hermandad que se produce cuando nos corresponde leer un pequeño trozo de esta excelsa obra. Decenas de internos, con el Director, don Jaime Hernández al frente, seguido por la Subdirectora de Tratamiento, Dª. Carolina Carvajal, maestros de la escuela y voluntarios, fueron desfilando poniendo voz y emoción al legado de Cervantes. Nos manifestó que tenemos que sentirnos orgullosos del inmenso acervo cultural que encierran no solo el Quijote sino todos los libros, y nos invitó a navegar con la vista puesta en el futuro, surcando el mar de las letras.

Jorge Real Sierra

Senegal – Por Alfredo

Publicado: 17 octubre, 2014 en Alfredo, Vivencias, Voces
Etiquetas:, , ,

Captura de pantalla 2014-10-17 a la(s) 11.07.16

Bocadillos de espaguetis con atún y tomate. Crujientes baguettes rebosantes de pasta y tomate frito. La primera vez que viajé a Senegal, por motivos profesionales, me llamó la atención y despertó mi apetito, los bocadillos tan variados y originales que las mujeres, en sus puestos callejeros, venden a los trabajadores del puerto de Dakar. Esta fue la primera, pero no la única, de las peculiaridades que nos ofrece este atractivo y amable país africano.

Senegal es una estable democracia presidencialista, instaurada desde su independencia de Francia, la antigua metrópoli, en el año 1960. Por ello país francófono, abierto al océano Atlántico, de más de ocho millones de habitantes, con una historia y un futuro que le convierten un lugar que debe conocerse en persona.

Senegal es una nación pequeña y cada día menos pobre. De este país han tenido que emigrar en los últimos treinta años, pero la contrapartida de esta diáspora de más de seiscientos mil senegaleses, es la aportación económica que ellos aportan desde el exterior, junto con los patrimonios que aportan los retornados.

Una sociedad sin apenas delincuencia, con su capital Dakar, cada día con mejores servicios e infraestructuras, con una población acogedora y siempre dispuesta a la charla con el forastero.

Senegal está a pocos grados de latitud del Ecuador, la zona del planeta donde se concentra el calor tropical más intenso, esta circunstancia debería hacer de Dakar un lugar de temperatura casi infernal. Pero el país ha tenido suerte: la corriente del Atlántico sur baña sus costas y suaviza el clima.

Si el lector está pensando en viajar a Senegal, algo que recomiendo fervientemente y que es algo que nosotros no podemos hacer, ya tiene los datos fundamentales: el calor es moderado y sus playas atractivas, sin masificaciones, anchas, limpias, los precios muy asequibles para un europeo. ¿Merece la pena el viaje?, respuesta afirmativa, ya que nadie puede escapar al hechizo de este país del África negra.

Si se decide es recomendable que lo haga en invierno. En caso contrario se verá afectado por el bochorno en el interior del país. Si comienza su recorrido por Dakar, va a encontrar una ciudad que se halla en pleno auge constructor, reflejo de una actividad económica dinámica y en crecimiento. Y que no se impaciente el viajero, lo que busca en África lo encontrará entre los paisajes y, sobre todo, entre las gentes del Senegal. Al igual que otros rincones del África atlántica, este país destila la quinta esencia del continente, sus impresionantes playas, las enigmáticas aldeas, los pueblitos pesqueros con sus pescadores que pintan sus barcas en combinaciones vivas, los tejedores de cáñamo, comunidades todas que conservan intacto el modo de vida tradicional. Con un exuberante río Senegal, en la frontera del norte, promesa de arenas rojizas, puerta del desierto, y al sur lindando con las Guineas, orgía de colores con el verde y el rojo, los colores tropicales africanos.

Captura de pantalla 2014-10-17 a la(s) 11.07.46

Le aconsejo que aproveche su estancia en Dakar para visitar la isla de Goreé, centro neurálgico durante tres siglos para la salida de esclavos africanos con destino al continente americano. En Dakar todas las referencias turísticas e históricas se dedican a la isla de Gorée, pequeño enclave isleño donde, como vigía silencioso y temible, se alza la fortaleza testigo del infortunio de más de 250.000 africanos que durante 150 años pasaron por ella, antes de ser embarcados hacia un destino de esclavitud y sufrimiento. Recomendable, casi imprescindible, la visita a Gorée, pero prepárese el viajero para vivir una experiencia que le enfrentará con los abismos más oscuros de la maldad, la avaricia y la injusticia del ser humano

Otra visita obligada es la que debe hacerse a la antigua capital del territorio colonial francés: Saint Louis. Ciudad que refleja y cuenta el encanto de una época pasada como capital de las posesiones en África de la antigua metrópoli francesa. Desde esta ciudad se gestionaba el inmenso territorio compuesto por los que actualmente son los países de Mauritania, Malí y Senegal. Pasado que se refleja en la multitud de edificaciones decimonónicas, restos del naufragio de Europa en este continente, de indudable sabor europeo con el atractivo de la decadencia de tiempos pasado, que junto con la numerosa presencia de ciudadanos franceses al frente de negocios (hoteles, restauración, etc), mantienen viva un ambiente de mestizo de lo europeo y lo africano, que genera un encanto que se siente y se huele.

Senegal enamora, este es el verbo adecuado para reflejar el sentimiento que despierta este país. Las coloristas vistas del paisaje senegalés donde podemos encontrar desde la sabana africana al sur, bosque tropical al este, el contraste frondoso en el norte en la ribera del río Senegal, frontera natural con Mauritania, y una meseta central salpicada de mágicos baobabs. Baobabs cargados de leyendas, estos árboles endémicos de África, conservan una memoria colectiva de tradiciones, historias mágicas y dioses transformados en perennes compañeros de la llanura.

Conocer Senegal es una oportunidad de acercarse a la realidad de África y volver a casa enamorado de un país donde el viajero habrá aprendido a disfrutar de una vida que se vive a otro ritmo, a sentir que el tiempo se vuelve sólido cuando se disfrutan los días en esta tierra que desgrana calor humano y una naturaleza encantadora.

Alfredo

Módulo 11

Captura de pantalla 2014-10-17 a la(s) 11.00.46

La plaga alcanza Europa con su máxima virulencia durante los años 1513 y 1524, aunque ya antes y posteriormente, hubo brotes y episodios de Peste Negra y de su variedad Bubónica. En realidad desde antiguo se conocen ya azotes de una epidemia causada por la bacteria “Yersinia Pestis”, cuyo vector de transmisión eran las pulgas de los perros y ratas, habituales en una sociedad pobre, sucia y hacinada. Sobre todo España, Francia, Alemania e Italia fueron las más afectadas, y en el caso de Italia, Venecia resultó especialmente diezmada, por aquella desconocida bacteria que hoy curaríamos fácilmente con antibióticos de los de amplio espectro.

Muy próxima a Venecia existe una isla o atolón, refugio en el pasado de piratas y de pescadores, conocida como Poveglia, que en aquellos momentos se la usó como centro penal y como centro de cuarentena para los infectados. Así y de esa forma se les llevaba allí a todos a sanar o a morir agonizantes, casi sin recursos y sin comida, Abandonados a su suerte, sin existir ley ni orden alguno, tipo penal de la Guayana. Durante su ocupación útil, allí fueron quemados decenas de miles de moribundos, Tratando de atajar un mal que les espantaba. Sus cenizas todavía hoy en día, llenan todo el suelo de la isla, que al pisarlo es graso, por el sebo de tanta carne a medio incinerar. Oficialmente se dejó de usar para tal fin en 1559 y se abandonó, posteriormente se usó como leprosería y más tarde, ya en pleno siglo XX, se usó como manicomio público-estatal, donde se hicieron muchos y terribles experimentos.

Hoy su espacio terrestre y marítimo están protegidos por guardacostas, y los pescadores locales evitan el trabajar en sus aguas, porque alguna vez, entre sus redes de arrastre, han sacado huesos y restos humanos. Allí no hay, ni hubo nunca paz.

Juan J. Simón García

Módulo 13

Alexandre Yersin. Médico y bacteriólogo francés  descubridor  del bacilo de la peste. Yersinia pestis

Alexandre Yersin. Médico y bacteriólogo francés descubridor del bacilo de la peste. Yersinia pestis            

En este laberinto de prisión, puertas, candados, y rejas, se encuentran los patios de Albolote, donde pululan rencores, envidias y amarguras, que nos hunden puntiagudos alfileres, sin importar el dolor que nos causan, y entonces nos preguntamos, ¿por qué tanto dolor e injusticia?.

Y no encontramos ninguna respuesta y el diálogo brilla por su ausencia. Algunos olvidamos que todos somos presos de nuestra conciencia. ¿Por qué seguimos haciéndonos daño unos a otros?. La respuesta esta en nuestro corazón, y si la buscáis la encontraréis.

Después de estos años transcurridos y de muchas reflexiones, pienso que nunca debemos perder la esperanza, porque eso nos llevaría a la locura. Todos tropezamos con peldaños altos de la vida, y como dicen “de aquí se sale” y llegará ese día en que volvamos a ser libres. Cuántas veces nos decimos “no puedo más”, en nuestras noches de soledad: nuestra conciencia despierta, y rompemos a llorar cuando nos llega el desaliento. A veces no vemos la claridad y lloramos porque no podemos ver el sol, nuestras lágrimas no nos dejan ver las estrellas. Y aunque alguna vez pensamos en tirar la toalla y desistir del intento, recordamos a nuestras familias, a aquellos que nos quieren, y eso nos da fuerzas para seguir luchando. Quizá sea esto lo que evita que caigamos en la locura y la desesperación.

En la calle me esperan mis hijos, hermanos y tantos amigos que son un tesoro, y gracias a todos ellos, con su amor me hicieron despertar y aclarar mi mente, mirarme al espejo, sonreír y aunque las huellas del tiempo se reflejan en mis ojos con tristeza, recordaré siempre con cariño a aquellas compañeras que me animaron y me consolaron. Sé que eternamente las llevaré en mi corazón. A los muchos que viven en soledad sin tan siquiera tener un hogar donde poder refugiarse, a ellos les digo que hay que tener esperanza en un mañana mejor. Siempre habrá una mano amiga donde agarraos, que os ayudará y, aunque veáis un futuro incierto, son muchas las personas que desinteresadamente luchan por vosotros y vuestros derechos.

Yo aquí he madurado, viendo una realidad que fuera ni se imaginan, pues son muchas las personas voluntarias que vienen de la calle y que haciendo una labor encomiable, entre ellos Capellanía, jóvenes de la universidad etc.; nos brindan su compañía, nos escuchan y hasta nos educan. Como por ejemplo nuestros amigos del Club de Lectura, Juan Mata y su dulce esposa Andrea, que cada miércoles nos hacen pasar unas tardes maravillosas de lecturas y poesías y que nos hacen olvidar por momentos donde nos encontramos. Ellos con su generosidad y entrega nos apoyan y consuelan trayéndonos cada día que nos visitan, la magia y fantasía de las palabras, todo esto sin olvidar a los chicos de PIDES, que recorren todos los módulos con simpatía y cariño, y nos demuestran que uno nunca debe apartarse de sus sueños, ni renunciar a ellos por creer que les ha llegado la fecha de caducidad.

Llega el momento de abordar el camino de vuelta a casa, con valor, paciencia y constancia hilvanando sonrisas, enviando besos de pétalos de rosa, y lo que es mas importante, dejando atrás el patio de Albolote, eso sí, sin olvidar esta lección tan dura que aprendimos aquí, lecciones que nos hicieron daño e hirieron nuestra alma.

¡Gracias a Dios, en este patio de Albolote también hay cosas buenas!…

C.B.

MÓDULO 10